Mercados españoles cerrados en 6 hrs 9 min

El mayor freno a los coches eléctricos son los concesionarios, revela un estudio

El coche eléctrico es el futuro. Lo es porque contamina poco y porque las legislaciones de las grandes ciudades del mundo parece que van encaminadas a prohibir todos los vehículos de gasolina o diesel. Pero aunque esas prohibiciones se van a producir dentro de no muchos años, los coches eléctricos parece que no están seduciendo a la gran mayoría de la gente, que sigue adquiriendo vehículos diesel o de gasolina. ¿Qué es lo que frena la venta de este tipo de productos? Pues ni la autonomía, ni los enchufes ni lo cara que está la luz: parece que los culpables son los concesionarios. 

Según un estudio publicado en la revista Nature Energy , en el que se analizaron 126 experiencias de compra de coches eléctricos en países como Dinamarca, Finlandia, Islandia, Noruega y Suecia, los vendedores de coches parecen más interesados en colocar los vehículos de combustión que en vender los menos contaminantes.

Los coches eléctricos de Tesla se pueden comprar a través de la página web de la compañía. (Tesla)

¿Cómo se ha llegado a esa conclusión? Los autores de la investigación se hicieron pasar por  compradores y recorrieron numerosos concesionarios mostrando interés por las ofertas. A la vez, fueron recogiendo los datos que los trabajadores les iban suministrando sobre los coches y analizando las técnicas de venta que utilizaban.

Según se puede leer en Nature Energy, los vendedores solían mentir sobre la autonomía de los coches eléctricos -diciendo que era menor a la real- y no sabían explicar muy bien la tecnología que ofrecen, como tampoco sus puntos fuertes.

Los autores del trabajo, que pertenecen a las universidades de Aarhus en Dinamarca y Sussex en Inglaterra, aseguran que esta mala disposición a la hora de vender responde a la baja rentabilidad que ofrecen los coches eléctricos a los concesionarios respecto a los coches de combustión interna.

Por ejemplo, si un establecimiento consigue una venta, resulta más caro transportar el vehículo desde la fábrica hasta el concesionario porque lo habitual es que venga solo en un camión. Esto se debe a las bajas ventas de este tipo de coche ecológico. Sin embargo, los coches tradicionales son más económicos de transportar porque se venden más y un mismo camión puede transportar varios de ellos hasta un mismo punto. 

Otro de los aspectos que destacan es la falta de conocimientos previos de los compradores, lo que hace que os vendedores guíen por completo el proceso de venta y lo lleven al terreno que ellos quieren y se sienten seguros: los coches de toda la vida. Quizás en un futuro compremos los coches directamente a través de páginas web -como ya ocurre con Tesla- y no dependamos de la pereza o de la poca disposición de un vendedor físico.