Mercados españoles cerrados

El coste de unificar Corea del Norte y Corea del Sur

Desfile militar en Corea del Norte. Foto de Reuters.

Corea del Norte se ha convertido en el epicentro de las tensiones geopolíticas. Una escalada militar en el conflicto podría suponer problemas a corto plazo, dado que el país posee armamento nuclear y está dirigido por un dictador impredecible. Sin embargo, un analista cree que la caída del líder supremo de Corea del Norte Kim Jong-Un podría ser positiva para la unificación económica de las dos Coreas.

Según un informe de Capital Economics, en el mejor de los escenarios posibles, algo parecido a la reunificación alemana en 1990, la economía de Corea del Sur probablemente se vería beneficiada a largo plazo. Al igual que ocurre en Japón, Alemania y algunos países europeos, la población de Corea del Sur envejece rápidamente, con una edad promedio de 41,2 años. Del otro lado, los 25 millones de habitantes de Corea del Norte tienen una edad promedio de 33 años. La unificación haría que esos jóvenes pasasen a engrosar la fuerza laboral, lo cual supondría una mejora de las perspectivas demográficas del país.

Otro beneficio para Corea del Sur sería tener acceso a los recursos naturales del norte, donde se encuentran la mayor parte de las materias primas de la península. Con más material para trabajar, los costes de importación se reducirían.

Y con el desmantelamiento efectivo de la zona desmilitarizada en el paralelo 38, disminuirían los gastos en defensa, de acuerdo a los analistas.

Todo esto se ve ensombrecido, lo cual no sorprende, por la incertidumbre por el desenlace del conflicto, que aunque corto, podría ser extremadamente despiadado. Las considerables pérdidas tanto humanas como de daños materiales en las infraestructuras en ambas Coreas supondrían problemas y gastos, y Seúl, la ciudad más poblada del sur, se encuentra a tan solo 56 kilómetros de la frontera. Además, dado que Corea del Sur es un centro floreciente de producción manufacturera, el conflicto casi seguramente afectaría a las cadenas de suministro, algo que se ha visto reflejado en las caídas recientes del mercado financiero coreano.

Dada la incertidumbre, el análisis de Capital Economics coloca un gran asterisco al lado de los costes de reconstrucción, pero estima una suma de alrededor de un billón de dólares, el triple de lo que costó la reunificación alemana, y el equivalente al PIB anual de Corea del Sur. No resulta barato reconstruir una economía destruida.

Ethan Wolff-Mann
Yahoo Finance