Mercados españoles cerrados

Detienen a cuñado de expresidente Saca en caso de corrupción

Por MARCOS ALEMÁN

SAN SALVADOR (AP) — La policía salvadoreña detuvo el jueves a 10 personas vinculadas con empresas de publicidad y medios de comunicación por su presunta participación en un desvío de fondos del Estado por el que está procesado el expresidente Tony Saca. Uno de los detenidos es el cuñado del exmandatario.

El director de la Policía Nacional Civil, comisionado Howard Cotto, informó que "las personas detenidas están vinculadas a empresas que figuran en la investigación por los delitos de lavado de dinero y activos, producto de la cual ya ha sido detenido el expresidente y otras personas más". Saca, de 51 años, gobernó El Salvador entre 2004 y 2009.

Entre los detenidos están Oscar Edgardo Mixco Sol, cuñado de Saca, y tres empresarios de agencias de publicidad.

"Se trata de personas la mayoría vinculadas a empresas de publicidad o medios de comunicación e incluso algunos de los detenidos trabajaron en el periodo del expresidente Saca en el Organismo de Inteligencia del Estado", detalló el jefe policial.

Cotto dijo que hay tres prófugos, a quienes no identificó, que se presume se encuentran fuera del país.

El jefe de la Unidad de Investigaciones Financieras de la Fiscalía General de la República, Jorge Cortez, que supervisó el allanamiento de las oficinas de una de las agencias de publicidad involucradas en la trama, afirmó que los capturados "formaban parte de la estructura que se formó en el período del expresidente Saca donde él se valió y utilizó empresas o sociedades intermediarias para poder generar el delito de lavado de dinero".

Cortez dijo que de acuerdo con el análisis que han hecho en la Fiscalía los imputados "han movido 22 millones de dólares" para lo que utilizaron a tres agencias de publicidad.

Explicó que lavado de dinero se hizo mediante una triangulación: se depositaban fondos a personas particulares que aparentaban manejar proyectos, quienes luego liberaban millonarias cantidades de dólares para hacerlas llegar a las agencias de publicidad. Luego éstas las direccionaban a las empresas del Grupo Samix, propiedad de Saca, y posteriormente entraban a las cuentas particulares del exmandatario.

Cortez afirmó que "esta investigación no termina aquí" y que siguen las indagaciones para establecer y desarticular toda la estructura que se había montado para blanquear capitales.

Saca, tres de sus exfuncionarios más cercanos y tres empleados de la presidencia están siendo procesados por el desvío de al menos 246 millones de dólares. Según las investigaciones de la fiscalía, de ese monto unos 116 millones fueron cobrados en efectivo, remitidos a cuentas particulares de empleados de la casa presidencial y que luego fueron transferidos a cuentas y empresas, algunas de Saca.

De ser encontrado culpable el exmandatario podría ser condenado a un máximo de 32 años de prisión.

Saca también enfrenta un juicio civil por enriquecimiento ilícito. La fiscalía lo acusa de incrementar su patrimonio en 3,9 millones de dólares cuando fungió como mandatario mientras su esposa, Ana Ligia Mixco, enfrenta una denuncia por no justificar el origen de más de 589.000 dólares.

Saca proclamó su inocencia cuando fue llevado a los tribunales en noviembre.

Saca es el tercer exmandatario salvadoreño procesado judicialmente por enriquecimiento ilícito o desvío de recursos públicos durante su mandato. Francisco Flores (1999-2004) murió de un derrame cerebral mientras estaba bajo arresto domiciliario y Mauricio Funes (2009-2014) está asilado en Nicaragua.