Mercados españoles abiertos en 6 hrs 8 min

El mejor momento para hablar de dinero en una entrevista de trabajo

Jaime Quirós

Hay un asunto que siempre tenemos en mente pero genera polémica a la hora de tener una entrevista de trabajo: el salario. ¿Deberíamos preguntarlo en la primera entrevista, o quizá es mejor dejarlo para después? ¿Buscamos el momento o lo provocamos? Si mostramos mucho interés por el tema financiero, pueden dejarnos de lado; pero si no preguntamos, quizá dejamos ver una falta de aspiraciones o damos a entender que cogeremos ese trabajo cualquiera que sea el sueldo.

El dinero, la paga, el sueldo, nuestro mantenimiento, nuestro sostén… el salario imprescindible para mantener nuestro nivel de vida, a nuestras familias y para darnos algún capricho, si es posible. La preocupación por cuánto nos van a pagar y si eso es o no lo que merecemos empieza desde que empezamos nuestra vida laboral. Ahora el asunto ha saltado a las primeras páginas de la actualidad por las palabras del actor mexicano Eugenio Derbez hace unos días.

En una entrevista realizada durante la promoción de su última película “Hombre al agua”, Derbez relata una supuesta conversación con un joven que se ofrece para trabajar con él. El actor le propone: “Necesito que me trabajes mis redes sociales y pues tú te ves chavo y se ve que le sabes a esas cosas. Entonces quiero ver si trabajas conmigo”. El joven responde: “Sí, claro que sí. ¿Cuánto me vas a pagar?”.

La pregunta provoca el enojo al actor, pero también un huracán indignación en muchos usuarios de Twitter, que han colmado las redes sociales preguntándose si Derbez no preguntó por su sueldo (o lo impuso, tal vez) antes de aceptar el papel en la película. El caso nos devuelve a la realidad de si debemos hablar sobre dinero en las entrevistas de trabajo y, en caso afirmativo, cuándo conviene hacerlo.

[También de interés: “¿Realmente sirve para algo tener un máster?]

Una mujer se presenta ante un equipo de recursos humanos de una empresa. Foto: Getty Images.

No hay doctrina sobre el asunto, pero está claro que aquí intervienen muchos factores subjetivos y personales, tales como la experiencia, el ambiente de la entrevista, si es informal o forma parte de un proceso de selección, etc.

Los directores de Recursos Humanos de dos grandes corporaciones como son Microsoft y LinkedIn coinciden en que hay que ser valientes y hacer la pregunta, aunque con matices. Para el primero, preguntar sobre el salario es justo y ahorra una pérdida de tiempo y problemas a futuro. En la actualidad, suele haber una ronda de preguntas del entrevistado y esto puede dar cabida a indagar sobre el sueldo. No obstante, conviene medir nuestra reacción al escuchar la cifra que nos ofrecen y recomiendan no dar nuestra opinión al momento, a menos que tengamos ya una cifra en la cabeza.

El director de RRHH de LinkedIn aconseja preguntar, pero no en la primera entrevista porque podemos dar a entender que solo buscamos una buena paga y no nos interesa involucrarnos con la empresa. Al fin al cabo las compañías buscan cada vez más embajadores de su marca, no solo empleados.

Tradicionalmente en las empresas españolas, por ejemplo, este asunto ha sido difícil de abordar, sobre todo cuando se es joven y se carece de experiencia. Con el tiempo y el paso de los años, las cosas van cambiando. Cuando más preparadas están las personas, más claras son sus ideas y sus expectativas. Y si nos ofrecen menos de lo esperado, una buena defensa de nuestras aptitudes y una contraoferta debidamente sustentada pueden hacer cambiar de opinión a nuestros futuros jefes. 

Laotracaradelamoneda

IDNet Noticias