Mercados españoles abiertos en 1 hr 24 mins
  • S&P 500

    3.585,62
    -54,85 (-1,51%)
     
  • Nasdaq

    10.575,62
    -161,88 (-1,51%)
     
  • NIKKEI 225

    26.079,15
    +141,94 (+0,55%)
     
  • Dólar/Euro

    0,9803
    +0,0002 (+0,02%)
     
  • Petróleo Brent

    87,97
    +0,01 (+0,01%)
     
  • BTC-EUR

    19.513,12
    -395,81 (-1,99%)
     
  • CMC Crypto 200

    434,21
    -9,22 (-2,08%)
     
  • Oro

    1.671,90
    -0,10 (-0,01%)
     
  • HANG SENG

    16.921,23
    -301,60 (-1,75%)
     
  • Petróleo WTI

    81,63
    +2,14 (+2,69%)
     
  • EUR/GBP

    0,8795
    +0,0014 (+0,15%)
     
  • Plata

    19,24
    +0,20 (+1,06%)
     
  • IBEX 35

    7.366,80
    +66,70 (+0,91%)
     
  • FTSE 100

    6.893,81
    +12,22 (+0,18%)
     

La Copa Pet, una regata ecológica en el río Tisza en la que lo importante no es ganar, sino limpiar

·2 min de lectura

Esta es la décima vez que los llamados 'piratas' de la Copa PET toman los remos para limpiar el río Tisza, en Hungría. Como corresponde a los piratas, cada día cargan toneladas de botín en sus barcos fabricados con materiales reciclados. Sus tesoros son desde botellas de plástico a suelas de zapatos, pasando por envoltorios de todo tipo.

Todos ellos participan en la Copa PET, de polietileno, una regata ecológica que este año arrancó con 12 barcos y un importante contingente de canoas. La distancia a recorrer es más larga que en otras ocasiones: los voluntarios limpian en equipo un tramo de 86 kilómetros.

La carrera se ve dificultada este año por el bajo nivel de las aguas, por lo que en esta edicion sólo pudieron participar los navegantes más experimentados.

"Todo el viaje es complicado por la situación en Ucrania", explica Attila Molnar, el cofundador de esta curiosa regata. "Porque aunque no estamos remando en un río fronterizo, hay mucha más basura a causa de los refugiados. Por eso este año sólo pueden participar los equipos que ya han competido con éxito en varias Copas PET".

Los inexplicables residentes del río

A lo largo de siete días se recogen un sinfín de residuos que después los voluntarios clasifican en cada amarre, donde los organizadores se encargan de reciclarlos. Hasta el 60 por ciento de la basura recogida en el río se recicla tras su limpieza y trituración.

"En los países situados aguas arriba, la vegetación ribereña preselecciona los residuos", explica el director del proyecto, Gergely Hankó. "Así que allí, por ejemplo, el nailon queda atrapado en la vegetación ribereña. En muchos lugares se puede ver, por desgracia, que tanto el fondo de los ríos como la vegetación ribereña son como una valla de plástico, llena de bolsas. Y cogemos residuos de envases flotantes, pero también botellas de polietileno, botellas de detergentes o geles de ducha, todo tipo de botellas, frigoríficos, televisores, sillones y sillas".

Gergely nos revela que en el agua hay también muchos mensajes dentro de botellas, y que, si estos incluyen una dirección, no dudan en responder a la misiva.

Los piratas del PET recogen cada día una tonelada de basura del río Tisza. Pero se prevé que la situación empeore en un futuro próximo. La crisis en Ucrania ha aumentado la población del oblast ucraniano fronterizo de Transcarpatia en un 20 por ciento, lo que ha provocado un claro aumento de la basura.