Mercados españoles cerrados
  • IBEX 35

    8.244,10
    +137,70 (+1,70%)
     
  • Euro Stoxx 50

    3.533,17
    +96,88 (+2,82%)
     
  • Dólar/Euro

    1,0559
    +0,0034 (+0,33%)
     
  • Petróleo Brent

    112,62
    +2,57 (+2,34%)
     
  • Oro

    1.828,10
    -1,70 (-0,09%)
     
  • BTC-EUR

    20.237,17
    -28,53 (-0,14%)
     
  • CMC Crypto 200

    462,12
    +8,22 (+1,81%)
     
  • DAX

    13.118,13
    +205,54 (+1,59%)
     
  • FTSE 100

    7.208,81
    +188,36 (+2,68%)
     
  • S&P 500

    3.911,74
    +116,01 (+3,06%)
     
  • Dow Jones

    31.500,68
    +823,32 (+2,68%)
     
  • Nasdaq

    11.607,62
    +375,43 (+3,34%)
     
  • Petróleo WTI

    107,06
    +2,79 (+2,68%)
     
  • EUR/GBP

    0,8603
    +0,0025 (+0,30%)
     
  • Plata

    21,13
    +0,09 (+0,42%)
     
  • NIKKEI 225

    26.491,97
    +320,72 (+1,23%)
     

No, no te estás volviendo loc@, los artículos del súper sí se están 'encogiendo'

  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
·5 min de lectura
En este artículo:
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
La reduflación es una estrategia sutil que tienen las empresas para atenuar los efectos de la inflación en sus cuentas. (Getty Images).
La reduflación es una estrategia sutil que tienen las empresas para atenuar los efectos de la inflación en sus cuentas. (Getty Images).

No te estás volviendo loca si crees que los artículos que consumes en el supermercado se están encogiendo. Lo que te pasa es culpa de la reduflación.

Me pasó primero con las pastas y los yogures. El precio seguía siendo el mismo pero al agarrar el empaque percibía que algo había cambiado. Confirmé mis sospechas cuando leí un informe de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), que alertaba sobre la estrategia aplicada por las empresas para surfear la inflación sin zozobrar.

El alza de los precios no sólo afecta a los consumidores. También golpea con fuerza a la industria alimentaria, que enfrenta mayores costos de producción con el aumento de servicios y las materias primas.

Anunciar un aumento de precio directo es una de las opciones de los empresarios pero si toman ese camino pudieran impactar la demanda de su producto, en un mercado de consumidores agobiados que desean ahorrar cada céntimo y pueden elegir entre una amplia gama de opciones.

¿Qué es reduflación?

Muchas industrias optan por la reduflación, que no es más que reducir el tamaño de sus productos y mantener el precio por unidad. Así están ejecutando un aumento sutil sin la necesidad de variar el precio de la etiqueta.

Los expertos explican que este método no sólo reduce el tamaño del empaque. También incide en la calidad de los ingredientes y del empaque.

¿Y qué opción nos queda? Los que no nos podemos permitir elevar el presupuesto mensual en alimentación, nos vemos obligados a consumir productos de menor calidad, posiblemente con menor valor nutricional.

Si compramos un paquete semanal de ocho unidades yogures para una familia de cuatro personas, y el fabricante reduce 5 gramos (4 %) del contenido de cada envase, esa familia está consumiendo menos proteínas semanales.

Restar 5 gramos de contenido a un yogurt parece algo insignificante. Pero cuando se trata de una práctica generalizada, las empresas están rompiendo el pacto de confianza con sus clientes leales y afectan su calidad de vida.

El diario El País informó recientemente sobre un ejemplo clásico de reduflación, que no afectará la ingesta de importantes nutrientes pero que igualmente defrauda a los consumidores. Se trata de la decisión de la marca Doritos de reducir cinco nachos de cada paquete. No parece gran cosa pero se trata de una merma de 25 gramos aunque el precio por unidad se mantiene.

Explican que no se trata de una práctica ilegal en España, siempre y cuando las empresas reflejen la nueva cantidad en las etiquetas de los envases.

Renace con las crisis

La apretada situación económica mundial ha presionado a los negocios a recurrir a esta vieja artimaña comercial. Unos dicen que surgió antes de la gran crisis económica estadounidense de los años 70. Otros aseguran que fue la tabla de salvación de muchas industrias al finalizar la Segunda Guerra Mundial.

Lo cierto es que la práctica aparece junto a las crisis. Los británicos vivieron una reduflación durante la fuerte recesión que vivieron durante el primer gobierno de Margaret Thatcher a comienzos de la década de 1980. Business Insider aseguró que American Airlines ahorró 40.000 dólares al año, al suprimir una aceituna en las ensaladas que servía a bordo.

En México, la reduflación está a la orden del día. El diario Expansión dijo que los mexicanos no están acostumbrados a pensar en la cantidad del producto sino en el precio y el impacto en su bolsillo

“(Los mexicanos) compramos pensando en cierto monto que queremos orientar a ciertos productos. Entonces, lo que hacen las marcas es ajustarse al desembolso que tú puedes pagar”, explicó a Expansión, Fabián Ghirardelly, director General de la división Worldpanel de Kantar México.

La situación se repite en Estados Unidos, donde el alza de los costos de los alimentos y el combustible dispararon la inflación a su máximo en 40 años.

En la cadena de emparedados Subway, los wraps de pollo rostizado y los sándwiches tienen menos carne. Domino's Pizza Inc. ha reducido los pedidos de alitas deshuesadas de 10 piezas a ocho, y los comensales de Burger King pronto extrañarán dos piezas de Nuggets en sus combos.

En febrero, el fabricante de queso no lácteo Daiya Foods restó 227 gramos de sus porciones veganas. Gatorade tomó una decisión similar y eliminó gradualmente sus botellas de 32 onzas ( 0,94 litros) para vender exclusivamente su producto de de 28 onzas (0,82 litros)

¿Qué podemos hacer para combatirla?

Los consumidores siempre tendremos la última palabra, por más que las empresas deseen mantener sus ganancias con la estratagema de la reduflación. Estas son algunas de las medidas que puedes tomar para defender tu bolsillo y tu bienestar:

· No te cases con una sola marca. Mira las etiquetas y busca opciones.

· Las promociones en tiempos de crisis suelen ser engañosas. Así que evita las gangas.

· Elige productos que ofrezcan una buena relación entre la calidad y el precio, aunque no siempre sea el más barato.

· Presta atención a todo lo que consumes. No te fíes de la buena fe del fabricante.

· Puedes boicotear el producto, así sea tu marca favorita de galletas. Y si es una mejor opción, compra de la competencia. Si muchos consumidores hacen lo mismo, la industria recibirá el mensaje.

· Compra online para que tengas más oportunidad de comparar precios y tener registro de las marcas y lo que gastaste en la compra anterior.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

¿Qué es la inflación y la deflación? Guía práctica del valor de tu dinero

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente