Anuncio
Mercados españoles abiertos en 1 hr 9 mins
  • S&P 500

    5.304,72
    +36,88 (+0,70%)
     
  • Nasdaq

    16.920,79
    +184,79 (+1,10%)
     
  • NIKKEI 225

    38.852,45
    -47,57 (-0,12%)
     
  • Dólar/Euro

    1,0878
    +0,0018 (+0,16%)
     
  • Petróleo Brent

    83,23
    +1,11 (+1,35%)
     
  • Bitcoin EUR

    62.376,68
    -651,05 (-1,03%)
     
  • CMC Crypto 200

    1.473,08
    -11,11 (-0,75%)
     
  • Oro

    2.352,70
    +18,20 (+0,78%)
     
  • HANG SENG

    18.833,03
    +5,68 (+0,03%)
     
  • Petróleo WTI

    78,86
    +1,14 (+1,47%)
     
  • EUR/GBP

    0,8512
    +0,0012 (+0,14%)
     
  • Plata

    31,88
    +1,38 (+4,53%)
     
  • IBEX 35

    11.325,50
    +79,50 (+0,71%)
     
  • FTSE 100

    8.317,59
    -21,64 (-0,26%)
     

La banca europea aprovecha las subidas de tipos mientras se ciernen nubarrones

FOTO DE ARCHIVO: La sede de Deutsche Bank en Fráncfort

Por Tom Sims, John O'Donnell y Jesús Aguado

FRÁNCFORT, 26 oct (Reuters) - Algunos de los mayores bancos europeos advirtieron de los crecientes riesgos que entraña el debilitamiento de la economía, tras publicar el miércoles unas cifras de resultados superiores a las previstas, favorecidos por el auge de las operaciones en unos mercados volátiles y el actual ciclo de subida de tipos de interés.

El aumento del coste del crédito, que se había mantenido en niveles mínimos desde la crisis financiero de hace más de una década, es un alivio para los bancos, aunque corre el riesgo de causar otros problemas, como el de deprimir la demanda de crédito y un estallido de burbujas inmobiliarias.

En Alemania, Deutsche Bank registró un aumento del beneficio en el tercer trimestre mejor de lo esperado, ya que el auge de las operaciones en su negocio de inversión compensó una caída en picado de las operaciones.

ANUNCIO

Por su parte, el italiano UniCredit elevó su objetivo de beneficios para el conjunto de 2022, ayudado por la subida de los tipos de interés y la reducción de las provisiones frente a insolvencias, que también impulsaron sus beneficios trimestrales por encima de las previsiones.

Los resultados del británico Barclays, el español Santander, y Standard Chartered, que obtiene la mayor parte de sus ingresos en Asia, también sorprendieron positivamente a los inversores.

Los resultados halagüeños contrastan con un panorama cada vez más sombrío, con la guerra en Ucrania, el aumento de la inflación, la escasez energética y la previsión de una contracción económica.

Estos factores presagian más dificultades en los próximos meses, ante lo que la mayoría de los bancos reservan más dinero para posibles impagos del crédito.

"El entorno macroeconómico continuará siendo complicado, con Europa y Norteamérica adaptándose a niveles de inflación no vistos en décadas", dijo la presidenta del Santander, Ana Botín

Los resultados de estos cinco bancos europeos se comparan favorablemente con los resultados más dispares de sus rivales estadounidenses, donde los beneficios se redujeron en gran medida al verse afectados los bancos de inversión por la caída de las operaciones de fusión y adquisición.

Los bancos europeos, cuyos ingresos normalmente dependen menos de estas operaciones que los de sus competidores estadounidenses, se han beneficiado de las medidas de los bancos centrales para detener la inflación galopante.

Durante años, los bancos se han lamentado de unas políticas monetarias ultraflexibles, pero el actual ciclo de alzas de los tipos de interés significa que los bancos pueden empezar a beneficiarse de mayores márgenes de intereses, ya que existe una mayor diferencia entre lo que cobran a los prestatarios y lo que pagan a los ahorradores.

Es de esperar que el Banco Central Europeo (BCE) eleve el jueves aún más el coste de los préstamos, lo que supone un estímulo adicional para los bancos.

"Algunos bancos tienen enormes aumentos en los ingresos por intereses", dijo Jerome Legras, de Axiom Alternative Investments

"Para el corto plazo, es bueno", dijo Legras, aunque advirtió de los riesgos. "En términos de lo que sucederá para el riesgo corporativo y las hipotecas, nadie lo sabe realmente".

James von Moltke, jefe de finanzas de Deutsche Bank, declaró a los medios que el crecimiento de los préstamos se ralentizará "sin duda" al entrar en un entorno económico más débil.

El cambio de suerte de los bancos es agridulce. Podría atraer la atención de los líderes políticos, que buscan cubrir los costes de la guerra y la crisis energética.

El Congreso de los Diputados español está debatiendo la propuesta de un impuesto del 4,8% sobre los márgenes de intereses y las comisiones netas de los bancos.

Una fuente familiarizada con los planes del Gobierno británico dijo que el nuevo ministro de finanzas, Jeremy Hunt, está revisando el recargo sobre los beneficios de los bancos, cuyo nivel confirmará a finales de este mes.

Las acciones de los bancos europeos han perdido alrededor de un 25% desde los máximos alcanzados antes de la invasión rusa de Ucrania, ya que los inversores se preocupan por cómo la creciente crisis energética, el debilitamiento de la economía y el aumento de la inflación afectarán a sus resultados.

La guerra en Ucrania puso patas arriba el negocio de los bancos, que se apresuraron a limitar sus vínculos con Rusia y a imponer una serie de paquetes de sanciones.

UniCredit, que hasta ahora no ha logrado romper sus lazos con su filial rusa, obtuvo un beneficio entre julio y septiembre de 1.710 millones de euros (1.710 millones de dólares), muy por encima de la previsión media de 1.000 millones de euros de una encuesta entre analistas facilitada por el banco.

El beneficio del tercer trimestre de Standard Chartered aumentó un 40%, ya que la subida de los tipos de interés impulsó los ingresos del banco centrado en los mercados emergentes, lo que le permitió mejorar sus perspectivas de ingresos a pesar del debilitamiento de la economía mundial.

"El ritmo de la recuperación económica en muchos de nuestros mercados es alentador, a pesar de las crecientes presiones recesivas en algunos mercados occidentales", dijo el director general de Standard Chartered, Bill Winters.

En el caso de Santander, el aumento de las provisiones frente a insolvencias en mercados clave como Brasil y Estados Unidos eclipsó unos resultados del tercer trimestre mejores de lo esperado.

Deutsche Bank y Barclays se beneficiaron de los aumentos en las operaciones de renta fija, que superaron a algunos rivales estadounidenses.

A pesar de su noveno trimestre consecutivo de beneficios tras años de pérdidas, el mayor banco alemán advirtió de un entorno "cada vez más difícil" y de la "intensificación" de las presiones sobre los costes.

Aunque se benefician de la subida de los tipos de interés, los bancos también se enfrentan a la retirada de un programa de inyección de dinero barato desde los bancos centrales que impulsó sus beneficios durante años.

En el marco de ese programa, el BCE concedió 2,1 billones de euros en préstamos ultrabaratos a los bancos, que a su vez volvieron a depositar gran parte del dinero en el banco central, beneficiándose de los intereses generados.

Esa ayuda, que los analistas estiman en decenas de miles de millones, podría ser ahora revertida en un anuncio que podría llegar tan pronto como el jueves.

Von Moltke, del Deutsche Bank, calificó de "decepción" el debate sobre el programa de préstamos del BCE.

(1 dólar = 0,8661 libras)

(1$ = 0,9975 euros)

(Información adicional de Marta Orosz en Fráncfort, Valentina Za en Milán, Anshuman Daga en Singapur, Lawrence White e Iain Withers en Londres; edición de Mark Potter; edición en español de Darío Fernández)