Mercados españoles cerrados

El vídeo de un pasajero golpeando el asiento reclinado de la mujer de delante abre un debate en Twitter

Los asientos de los aviones están diseñados para reclinarse, pero hay quien lo ve una falta de respeto al pasajero que va detrás. Otras personas, sin embargo, no opinan lo mismo y creen que, si cuenta con esa función, no pasa nada por utilizarla.

A este último grupo pertenece Wendi Williams, una mujer estadounidense que recientemente tomó un vuelo de dos horas entre Nueva Orleans y Charlotte con la compañía aérea American Airlines. La mujer iba sentada en la penúltima fila del avión y decidió reclinar su asiento.

El pasajero que golpeaba a la mujer que había reclinado su asiento. (Foto: Twitter / @steelersfanOG).

Al pasajero que marchaba detrás de ella no le hizo ninguna gracia. El hombre, además, no podía reclinar su asiento al ir en la última fila del avión y para mostrar su disgusto comenzó a sacudir repetidamente el reposacabezas de Williams. Esta decidió grabarlo y compartió el vídeo en las redes sociales.

“¡Aquí está el imbécil! Estaba cabreado porque recliné mi asiento y lo golpeó fuerte unas nueve veces hasta que empecé a grabarlo y cesó su comportamiento. La otra imbécil es la azafata de American Airlines que me reprendió y le ofreció ron”, escribió junto a las imágenes.

En otro tuit cuenta el altercado que tuvo con la azafata. “Puso los ojos en blanco y me dijo: ‘¿Qué?’. Entonces dijo que él estaba allí apretado y le dio un ron. Y a mí me dijo que tenía que borrar el vídeo, que es ilegal grabar vídeos en un avión. Le pedí su nombre y me impuso un aviso de perturbación de pasajeros”, afirma.

Aunque el vídeo fue subido a Twitter el pasado 8 de febrero, se hizo viral unos días más tarde y ha provocado un fuerte debate en las redes sociales. Algunos usuarios han apoyado a la mujer, defendiendo su derecho a inclinar su asiento si así lo deseaba y denunciando la actitud del otro pasajero.

“Es ridículo que la gente diga que no debe reclinar su asiento. Es una opción, por un motivo: está completamente en su derecho. Si él necesita más espacio, debería haber conseguido otro asiento más cómodo. ¿Por qué debería ella estar incómoda? Pagó por su asiento”.

“Ese hombre es literalmente el peor ser humano del mundo y cualquiera que lo llame héroe o lo defienda es un perdedor gigante que no sabe que si un asiento puede reclinarse, estás autorizado al 100% para hacerlo”.

“Hombres como estos son tristemente cada vez más comunes. Cobardes que se sienten bien intimidando a una mujer, pero que huirían al enfrentarse a otro hombre”.

“Cómo la gente puede defender a este hombre pasivo agresivo. Los asientos se reclinan por una razón. Cuando coges un asiento en la última fila, asumes todas las molestias asociadas. De lo contrario, gasta más dinero para estar más cómodo”.

“Increíble. Los asientos se reclinan. Si quería más espacio, business o primera clase. Me gustaría ver a ese burro golpear el asiento de un tipo de Hawái en Hawaiian Airlines, donde nadie se queja de que la gente se recline. Solo para las comidas y ya está. ¡Reclínate! ¡Es tu derecho!”.

Sin embargo, también hay quien piensa que la principal culpable del altercado fue ella al reclinar su asiento, algo que varios usuarios consideran que es una falta de educación.

“Viajo con frecuencia y odio a las personas como usted que colocan su asiento en las rodillas de los demás y luego se preguntan por qué se molestan. Después tienen la desfachatez de publicarlo en Internet como si el otro fuera el malo”.

“Vuelo mucho. Puedo contar con los dedos de una mano las personas que han reclinado su asiento. Tú estás en esa minoría del 1%. Pero ahora vivimos en una sociedad en la que el 1% siente que tiene la voz más fuerte. Supéralo”.

“Cuando te recuestas, estás invadiendo el espacio del otro pasajero y arruinando su experiencia. Has tenido una sorpresa aquí, Wendy”.

“Era un avión, no tu salón privado. No te recuestas hasta que llegas a la cara de otra persona. Por eso la azafata te reprendió. Consigue una pista, señora”.

Otros usuarios afean el comportamiento de ambos. El de ella por reclinar su asiento y el de él por su forma de protestar.

“Ambos están equivocados. Pero reclinar el asiento cuando estás volando en un avión es, literalmente, la cosa más egoísta y desconsiderada que una persona puede hacer. Literalmente, arruina la experiencia de viaje de la persona sentada detrás. Eres igual de mala, si no peor, que él”.

Más historias que te pueden interesar: