Mercados españoles abiertos en 3 hrs 10 min
  • S&P 500

    3.678,43
    +92,81 (+2,59%)
     
  • Nasdaq

    10.815,43
    +239,82 (+2,27%)
     
  • NIKKEI 225

    26.902,88
    +687,09 (+2,62%)
     
  • Dólar/Euro

    0,9841
    +0,0014 (+0,14%)
     
  • Petróleo Brent

    87,97
    +0,06 (+0,07%)
     
  • BTC-EUR

    19.926,25
    +280,92 (+1,43%)
     
  • CMC Crypto 200

    446,03
    +10,68 (+2,45%)
     
  • Oro

    1.708,20
    +6,20 (+0,36%)
     
  • HANG SENG

    17.079,51
    -143,32 (-0,83%)
     
  • Petróleo WTI

    83,88
    +0,25 (+0,30%)
     
  • EUR/GBP

    0,8694
    +0,0015 (+0,17%)
     
  • Plata

    20,92
    +0,33 (+1,58%)
     
  • IBEX 35

    7.462,00
    +95,20 (+1,29%)
     
  • FTSE 100

    6.908,76
    +14,95 (+0,22%)
     

Plogging: En México replican una iniciativa sueca que cada vez capta más adeptos

·Periodista
·4 min de lectura

Bajo la línea de una iniciativa sueca, el movimiento Plogging de México tiene cuatro años sumando voluntarios en el país. Han recogido más de una tonelada de basura mientras hacen sentadillas

La iniciativa del Plogging fue creada por el senderista sueco Erik Ahlström en 2016, ganando popularidad a escala mundial.
La iniciativa del Plogging fue creada por el senderista sueco Erik Ahlström en 2016, ganando popularidad a escala mundial.

¿Cuántas sentadillas se pueden hacer mientras recoges basura por 50 minutos? Un total de 230 para alguien con buena condición física, según el registro que llevan en el grupo Plogging México. Se trata de un movimiento local que replica una iniciativa sueca, donde la filosofía es aprovechar para cuidar el planeta mientras se practica una actividad deportiva.

En los cuatro años que lleva activo el grupo han recogido –calorías de por medio– más de una tonelada de basura en espacios públicos de Ciudad de México. “Fuimos 9 personas la primera vez, pero en todo este tiempo han participado más de mil voluntarios. Van los ambientalistas, que no quieren hacer sentadillas, pero les preocupa el cuidado del planeta; y van los corredores, que quieren limpiar los espacios donde se ejercitan”, cuenta a Yahoo Noticias Elisa Apátiga, cofundadora de Plogging MX.

La palabra Plogging viene del término sueco “plocka upp” (levantar) y el inglés “jogging” (trotar), fue creado por el senderista Erik Ahlström. Tal es la popularidad, que en Suecia se realiza cada octubre el Campeonato Mundial de Plogging, una carrera de ocho horas que combina velocidad, altitud y recolección de basura. “Se trata de cambiar tu mentalidad. Si hay basura delante de ti, recógela, porque si tú lo haces, la persona detrás de ti hará lo mismo”, dijo el propio Ahlström en una entrevista para The Red Bulletin.

Sin quemarse

Apátiga consiguió un refugio en el plogging. Graduada en turismo con maestría en Ciencias Ambientales, estaba frustrada en su trabajo. “Me dio Burnout (el síndrome del quemado). Renuncié a mi trabajo, pero comencé a hacer deportes para no deprimirme”, cuenta. Así, en las jornadas fuera del gimnasio, aprovechaba las clases con sus compañeros para recoger algunos desperdicios que veía en el parque.

Sin saber que se estaba colando en una práctica que ganaba adeptos en todo el mundo, Apátiga fue sumando el apoyo de sus profesores del gimnasio y otros compañeros. En enero de 2018 optaron por hacer una convocatoria pública, invitando a recoger residuos del Parque Pilares de la colonia Del Valle, en CDMX: “Nos gustó mucho escuchar los comentarios de los asistentes. Estaban asombrados por conseguir tantas colillas de cigarro, botellas de vidrio, ropa ¡Hasta la tapadera de un excusado!”, recuerda.

Fue cuando hizo público en redes sociales los videos de esta actividad, que varios seguidores le hicieron ver que esta práctica tenía nombre en Europa. “Así descubrí que este tipo de ejercicio se llamaba Plogging”, cuenta Apátiga. Confiesa que disfruta ver –junto a sus dos socios– cómo alumnos que hacían entrenamientos funcionales duros, que no tenían nada que ver con lo ambiental, ahora están sumados a la causa.

En términos de ejercicio, el fundador Ahlström defiende que esta práctica implica un mayor consumo de energía. “Plogging implica agacharse, por lo que estás usando mucho más el centro, los músculos laterales y las piernas, además de la parte superior del cuerpo porque, lamentablemente, las bolsas de basura se vuelven muy pesadas. También quemas más calorías. Media hora de ejercicio quemará 288 calorías en promedio, en comparación con las 235 calorías de trotar regularmente”, dijo en la entrevista.

Versión tropical

En redes sociales se consiguen muchos grupos vinculados al plogging, la mayoría de ellos segmentados por países. “En México nosotros tropicalizamos esta práctica. No solo hacemos entrenamiento funcional, damos también tiempo para recoger los residuos y los clasificamos, para llevarlos a diferentes centros de acopio”, cuenta Apátiga. Dentro de su filosofía está procurar no generar más basura de la que ya existe, por eso prefieren los guantes textiles a los de plástico y usan costales para guardar los desperdicios mientras hacen las caminatas.

El grupo PloggingMX busca garantizar que la basura recogida sea clasificada y llevada a centros de reciclaje, pues reconocen las deficiencias del manejo de desechos en México.
El grupo PloggingMX busca garantizar que la basura recogida sea clasificada y llevada a centros de reciclaje, pues reconocen las deficiencias del manejo de desechos en México.

Lo de clasificar la basura y dejarla en centros específicos de reciclaje lo hacen, dice, porque reconocen las deficiencias del sistema de recolección de desechos en México. “Esto nos obliga a que las jornadas de plogging las hagamos con grupos máximos de 100 personas, porque en el momento en que estamos haciendo esa división de los residuos es una locura contestar todas las preguntas para saber dónde colocarlos”.

La iniciativa ha crecido tanto que han logrado crear una forma de obtener ingresos, que les sirve para comprar los materiales para las jornadas gratuitas. El equipo de PloggingMX lidera actividades empresariales para concienciar a trabajadores y enseñarles sobre nutrición saludable. “Nos enfocamos en un tema de salud pública. Explicar la importancia de tomar agua y evitar los alimentos ultraprocesados. También les demostramos cómo es posible recoger la basura de forma divertida mientras hacemos ejercicio”, dice Apátiga.

El siguiente paso que quiere dar este movimiento ambiental es registrar el tipo de basura que están recolectando. “Con lo que conseguimos en la calle sabemos cómo se alimenta la población mexicana”, dice la cofundadora del grupo. Hasta ahora tienen evidencia del consumo excesivo de grasas, sal y azúcar, pues los envoltorios más habituales que se dejan en el suelo son empaques de galletas, papas, jugos de Tetrapak y botellas de refresco.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Plogging: Cuando la forma física depende de la basura