Mercados españoles cerrados

Así de devastador ha sido el efecto del 'proces' en la economía de Cataluña

Jorge Chamizo – Septiembre, octubre y noviembre, los meses donde se ha vivido el clímax y colapso del llamado ‘procés’ independentista,  es decir, los meses del referéndum ilegal, la DUI, las huelgas, el 155, la huida de Puigdemont y varios exconselleres y la encarcelación de Junqueras y otros exconsejeros, han sido letales para la economía catalana. Un corto periodo en el que se han hundido las ventas en comercios, la llegada de turistas, los viajeros de El Prat, se han enfriado las matriculaciones de coches o las  ventas de casas, y en los que ha habido fuga masiva de empresas y de capitales.

Un proceso devastador a corto plazo y cuyas secuelas a medio y largo plazo todavía están por determinar y evaluar, aunque previsible y desgraciadamente, persistirán en el tiempo. Quizá de forma no tan virulenta.

Son las secuelas que no habían contado los promotores de ese proceso sectario, xenófobo, supremacista y maniqueo que ha provocado, mucho antes que este terremoto económico que contamos, un desgarro social y emocional brutal.

Pero veamos algunos indicadores a corto plazo concretos. Noviembre se ha cerrado en Cataluña con cifras de matriculación de coches algo mejores que en octubre pero sensiblemente peores que la media de ventas en España.  En esa autonomía las ventas de vehículos crecieron el 7,2%, frente al 12% en toda España.

Empleo

Este es el más reciente de los datos conocidos sobre la situación económica de Cataluña.

Cataluña registró 7.391 parados más en noviembre, hasta totalizar 422.462 desempleados, de forma que marcó el mayor incremento de paro en un penúltimo mes de los últimos ocho años.

Según los datos difundidos por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, Cataluña registró en noviembre los peores datos mensuales de desempleo desde 2009, cuando aumentó en 11.802 personas.

Cataluña fue la región en la que más se incrementó el desempleo el pasado noviembre sólo por detrás de Baleares, donde creció en 12.586 personas.

Vivienda

En el terreno de la vivienda, el número de viviendas que se compran y se venden en Cataluña y Madrid fueron similares en septiembre, 6.146 viviendas en cada una de ellas. Sin embargo, en el caso de la comunidad catalana el alza supone un frenazo y fue sensiblemente inferior a la del resto del país: el repunte interanual apenas sumó un 2,1%, mientras que en la región madrileña fue del 11,4%. En España el crecimiento medio también fue del 11%, según los datos de Idealista.com.

También de interés: ¿Por qué se van las empresas de Cataluña?

Un grupo de ciudadanos camina con una bandera independentista de Cataluña. Foto de AFP

Turismo

Las visitas de turistas extranjeros se redujeron un 4,7% en Cataluña en octubre según el Instituto Nacional de Estadística (INE). Se trata del mayor descenso registrado en la llegada de viajeros internacionales a esta comunidad desde abril de 2011, cuando perdió un 5,9% interanual en el peor momento de la crisis económica, según la serie histórica de Frontur

La demanda turística interna también se ha hundido. Por primera vez en los 39 años de historia del programa, siguen quedando plazas disponibles, todas ellas en Cataluña, según la Federación Empresarial de Asociaciones Territoriales de Agencias de Viajes Españolas (Fetave).

Según esta patronal, las agencias de viajes han comercializado un 20% de las plazas disponibles en Cataluña ante la menor demanda por parte de los beneficiarios del programa con respecto a los años anteriores.

Comercio

Por su parte, el comercio no ha sido ajeno al tsunami. Más de la mitad de los dueños de los comercios catalanes -en concreto el 62,8%- admiten haber registrado una caída de las ventas y/o de la facturación de sus empresas durante octubre, según una encuesta de Pimec (patronal de micro, pequeñas y medianas empresas de Cataluña). En concreto, el 21,99% de los empresarios afirman que facturaron y/o vendieron «mucho menos» que en el mismo mes del año pasado; un 20,57% aseguró que «bastante menos» y un 20,33%, «algo menos». Por último, un 23,17% indica que no percibió ninguna bajada de las ventas.

A su vez, las ventas en las grandes superficies de Cataluña se redujeron un 11,6% el pasado octubre en relación con el mismo mes del año pasado, según los datos del Instituto de Estadística de Cataluña, Idescat.

Fuga de empresas

Y quizá el dato más revelador de todos es el de la fuga de empresas dado su impacto potencial a medio y largo plazo y el golpe para las arcas públicas de la autonomía que supone el que muchas de ellas trasladen también su sede fiscal.

Las compañías que han trasladado su sede social de Cataluña a otras regiones de España desde el referéndum del pasado 1 de octubre alcanzaban ya las 2.876 la semana pasada, según datos del Colegio de Registradores de España.

Deja de ser referencia

Si profundizamos el análisis hacia atrás, lejos del impacto provocado por el cénit del delirante proceso secesionista, vemos señales preocupantes para la próspera y antaño abierta y cosmopolita Cataluña, que llevan la reflexión a otro plano.

Durante años, Catalunya ha liderado el top ten de casi cualquier ranking que midiera la situación económica y social de España, aspectos que redundan claramente en su nivel de bienestar. La salida de la crisis, todavía dejando girones en muchas capas sociales, muestra como el motor catalán ha perdido relevancia.

Mientras hace una década Cataluña se situaba entre las comunidades más prósperas, ahora se acerca más a la media estatal. En muchos indicadores, como la lucha contra la pobreza de su población, el paro de larga duración o la situación económica de sus trabajadores, los avances han sido tímidos comparados con el resto de España, según el estudio Las facetas del bienestar. Una aproximación multidimensional a la calidad de vida, elaborado por la Fundación BBVA y el Ivie (el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas).

Los datos son palmarios, ahora habrá que esperar a ver si los ciudadanos los saben interpretar.

IDNet Noticias