Mercados españoles cerrados

AMLO mantiene débil equilibrio en cruzada anticorrupción

Cyntia Barrera Diaz, Justin Villamil y Amy Stillman

(Bloomberg) -- El arresto de un exalto cargo del Gobierno mexicano es un gran avance en la campaña contra la corrupción en el país, pero pone al presidente Andrés Manuel López Obrador en una situación algo delicada.

Por un lado, el arresto del ex director de la petrolera estatal acusado de fraude representa una victoria tangible para López Obrador en su cruzada contra la corrupción, un tema de vital importancia para los mexicanos. Pero si el caso continúa expandiéndose, podría involucrar a figuras nuevas y poderosas y tal vez poner en riesgo la estabilidad política nacional.

Emilio Lozoya, exdirector ejecutivo de Petróleos Mexicanos, está detenido sin derecho a fianza en una cárcel en España por acusaciones de que cometió fraude por un valor de US$280 millones, mientras México ha dicho que buscará su extradición. Confidente desde hace mucho tiempo del predecesor de López Obrador, Enrique Peña Nieto, Lozoya había sido un miembro clave de la campaña presidencial de 2012 de Peña Nieto antes de ser designado para dirigir Pemex.

López Obrador, más conocido como AMLO, ya está suavizando las expectativas de que el caso de Lozoya pudiera afectar a Peña Nieto. El expresidente no está acusado de ningún delito.

“Mi posición es que el presidente no debe ser perseguido”, dijo AMLO el jueves después de que los periodistas le preguntaran sobre la investigación de su predecesor.

Lozoya, quien está detenido por acusaciones de corrupción relacionadas con la siderúrgica Altos Hornos de México y la empresa constructora brasileña Odebrecht SA, es el arresto de más alto perfil hasta la fecha por el impulso anticorrupción de López Obrador.

AMLO obtuvo una victoria aplastante en 2018 después de prometer eliminar la corrupción endémica de México. El país califica 130 entre 180 naciones en el Índice de Percepción de la Corrupción de Transparencia Internacional.

Los analistas dicen que AMLO hará todo lo posible para contener la investigación para que no divida a México de una manera similar a la experiencia de Brasil con el escándalo de soborno en expansión llamado Lava Jato.

Lava Jato atrapó a decenas de ejecutivos corporativos y políticos, incluido al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva. La crisis política que siguió ayudó a desencadenar una de las recesiones más profundas del país.

“A diferencia de las investigaciones de Lava Jato en Brasil, López Obrador seguirá teniendo el control de las investigaciones, y la señal que ha enviado hasta ahora es que es poco probable que permita que las investigaciones crezcan y se salgan de control”, dijo analista de Eurasia Group Carlos Petersen. “Probablemente quiera evitar que esto tenga consecuencias económicas más profundas”.

El arresto de Lozoya podría allanar el camino para otros, el fiscal general de México, dijo Alejandro Gertz, al periódico El Universal en una entrevista. “Todos los casos que ya hemos abierto, que son más de 10, tienen un denominador común que se puede ver muy claramente: hay un sistema, una forma de operar”.

Lozoya huyó de México y estuvo fugitivo durante varios meses, escondiéndose de las autoridades utilizando su vasta red de contactos y sus altos recursos para evitar su aprensión, dijeron las autoridades. Los abogados de Lozoya han dicho que es inocente.

Podría enfrentar hasta 15 años de prisión, dijo el jueves el juez español Ismael Moreno. En su arresto, Lozoya estaba en posesión de una licencia de conducir a nombre de un alias pero con su fotografía real, lo que provocó que el tribunal dictaminara un riesgo de fuga.

No está claro cómo responderán los mexicanos: AMLO camina sobre una delgada línea, ya que el público podría exigir una investigación de Peña Nieto.

AMLO “ha dicho desde el día en que fue elegido que no tiene interés en perseguir a sus predecesores”, dijo Maureen Meyer, experta en México de la Oficina de Washington para América Latina. “El desafío será que, si su gobierno se enfrenta a pruebas abrumadoras que merecen una investigación, si no se abre una, estarán bajo una presión extrema y la pregunta de por qué no la perseguirían”.

AMLO parece entender esto y no ha cerrado la puerta por completo a una investigación.

“Si la gente dice que debería haber un juicio, estaría en contra de eso porque no creo que sea adecuado para el país. Pero respetaría la decisión de la gente. Tendríamos que hacerlo”, dijo el presidente el jueves.

Nota Original:AMLO Walks a Fine Line After a Big Win in Mexican Graft War (1)

Para contactar al editor responsable de la traducción de esta nota: Carlos Manuel Rodríguez, carlosmr@bloomberg.net

Reporteros en la nota original: Cyntia Barrera Diaz en Mexico City, cbarrerad@bloomberg.net;Justin Villamil en Mexico City, jvillamil18@bloomberg.net;Amy Stillman en Mexico City, astillman7@bloomberg.net

Editores responsables de la nota original: Juan Pablo Spinetto, jspinetto@bloomberg.net, Robert Jameson

For more articles like this, please visit us at bloomberg.com

Subscribe now to stay ahead with the most trusted business news source.

©2020 Bloomberg L.P.