Mercados españoles abiertos en 7 hrs 28 min

El sistema de jubilación español se resquebraja: los pensionistas ya ganan más que los trabajadores

Jaime Quirós – La debilidad del sistema de pensiones es un problema crucial de España y recientemente acaba de conocerse uno de los datos más concluyentes para ilustrar esta situación complicada.

Cada vez hay más pensionistas, que viven durante más tiempo y, a su vez, el número de pagadores o cotizantes que sostienen el sistema crece, pero no lo suficiente. Y, para colmo, los sueldos y las cotizaciones de los trabajadores, sobre todo los nuevos, son cada vez más bajas.

De hecho, los nuevos empleados el año pasado ganaban de media algo más de 1.230 euros brutos al mes. La pensión de los que se jubilaron el año pasado se situó en un promedio de 1.332 euros mensuales. Es decir, que un nuevo jubilado gana 100 euros más que un nuevo trabajador, según nos cuenta El País.

Lo habitual hasta 2012 era lo contrario, que un trabajador ganara más que un pensionista. La regresión salarial provocada por la crisis, muy centrada en los llamados salarios de entrada, dio la vuelta a la situación. La brecha, que tocó máximos en 2013, se estaba cerrando, pero el año pasado, pese al fuerte crecimiento de la economía y el empleo, creció de nuevo. Y lo más probable es que este desfase siga así varios años más. La incógnita reside en si se mantendrá esa brecha o crecerá.

Esta posibilidad viene a añadir más leña a un fuego que lleva ya mucho tiempo encendido. Hace unos meses, lo decía el servicio de estudio del banco Natixis. Estamos ante un desafío que, si no se consigue abordar pronto y de la forma adecuada, tendrá graves consecuencias durante décadas. Natixis Global AM hace anualmente una comparativa de los distintos países desarrollados y emergentes, y sitúa a España en el vagón de cola. La debilidad de las cuentas públicas, unida a la demografía, especialmente complicada en el país, dispara las dudas sobre el futuro de las pensiones.

[También te puede interesar: El lado oscuro de la jubilación anticipada]

REUTERS/Jon Nazca

El informe, nos sitúa en el puesto 33º de los 43 países analizados, muy lejos de los estados más preparados para asumir el reto demográfico, como son Noruega, Suiza o Islandia. El estudio evalúa tanto la sostenibilidad del sistema público de pensiones, como la suficiencia futura de las prestaciones (que evite la pobreza en las edades avanzadas) y la calidad del ahorro como complemento para la paga futura.

Lala Organización para las Naciones Unidas (ONU) acaba de poner su granito de arena para dibujar con más precisión este incierto futuro del sistema público de previsión social. En 2050 en España habrá 76 mayores de 65 años por cada 100 personas mayores de 20 años, según las previsiones de este organismo, frente al 30% de mayores de 65 que existe en la actualidad. Esto hará que España se convierta en ese año en el segundo país más envejecido de la OCDE, sólo después de Japón, que tendrá una tasa de envejecimiento ligeramente superior.

La OCDE critica que el sistema español tiene la tasa de reemplazo de las pensiones, que es el porcentaje del último sueldo que representa la pensión, en el 82%, lo que hace que las pensiones sean “mucho más altas” que la media de países desarrollados, donde los trabajadores cobran el 63% del último salario.

Si los salarios en España siguen bajando o se congelan y la tasa de reemplazo también mengua, ¿qué poder adquisitivo vamos a tener durante la jubilación las nuevas generaciones que entremos en esa situación? La respuesta da vértigo.

Laotracaradelamoneda

IDNet Noticias