Mercados españoles abiertos en 19 mins
  • S&P 500

    4.164,00
    +52,92 (+1,29%)
     
  • Nasdaq

    12.113,79
    +226,34 (+1,90%)
     
  • NIKKEI 225

    27.606,46
    -79,01 (-0,29%)
     
  • Dólar/Euro

    1,0740
    +0,0009 (+0,09%)
     
  • Petróleo Brent

    83,74
    +0,05 (+0,06%)
     
  • BTC-EUR

    21.622,51
    +116,57 (+0,54%)
     
  • CMC Crypto 200

    535,99
    +10,03 (+1,91%)
     
  • Oro

    1.891,80
    +7,00 (+0,37%)
     
  • HANG SENG

    21.259,56
    -39,14 (-0,18%)
     
  • Petróleo WTI

    77,34
    +0,20 (+0,26%)
     
  • EUR/GBP

    0,8901
    +0,0000 (+0,00%)
     
  • Plata

    22,42
    +0,25 (+1,12%)
     
  • IBEX 35

    9.172,40
    +13,20 (+0,14%)
     
  • FTSE 100

    7.864,71
    +28,00 (+0,36%)
     

El órdago de Rajoy y Monti al Eurogrupo se salda con resultado positivo

Rivales en el campo de juego el próximo domingo, aliados en terreno económico. España e Italia han jugado esta madrugada su propia final contra las medidas forzosas del eurogrupo. El resultado: victoria para el presidente español y el primer ministro italiano.

Mariano Rajoy y Mario Monti decidieron vetar la aprobación oficial del pacto de crecimiento que se iba a debatir en la cumbre europea si no se aprobaban a la vez medidas urgentes para atacar la crisis de la deuda. El órdago estaba encima de la mesa, y los líderes de la zona euro finalmente han respondido a sus exigencias. Los jefes de Estado y de Gobierno de la moneda única han abierto la vía a la recapitalización directa de la banca y a facilitar el uso de los fondos europeos de rescate para comprar deuda de países bajo presión en los mercados.

Sabedores de que sin financiación la economía de sus países no aguantaría mucho tiempo, España e Italia consiguieron que la eurozona accediera a varios puntos que hasta el momento habían sido rechazados férreamente por Alemania, Holanda y Finlandia.

El primero de ellos, la posibilidad de que se use el fondo europeo de rescate para recapitalizar de forma directa la banca, sin pasar por el Estado y eliminando de este modo la carga que esto supondría para las cuentas públicas, todo ello cuando se haya creado la figura del supervisor europeo.

En segundo lugar, la eurozona renuncia a ser acreedor preferente para facilitar la financiación de España en los mercados, algo que inicialmente no había sido bien recibido por los mercados. De este modo, a raíz de esta medida se intentarán suavizar las recientes subidas de la prima de riesgo española que pone en jaque la estabilidad del país.

Asimismo, los líderes de la zona euro aceptaron las demandas de Italia para flexibilizar las condiciones bajo las cuales los fondos de rescate podrán intervenir en los mercados de deuda soberana en situación de riesgo para alguno de los miembros.

Discusiones y momentos de tensión

Rajoy ya había adelantado el día anterior su postura: "El crédito a España es muy caro y la Unión Europea y Monetaria tiene que ser consciente de que esto es así, y de que alguna decisión habrá que adoptar". Y se adoptó. El gesto de complicidad que se dedicaron Rajoy y Monti antes de la cumbre ya ha dado al vuelta a Europa en forma de éxito para ambos países, apoyados por el presidente francés, François Hollande, quien ha roto una lanza a su favor: "Estos países no deberían tener tasas de intereses tan elevadas sobre la deuda soberana".

Mientras que Mariano Rajoy solo se limitó a comentar a la salida de la reunión que habían llegado a un acuerdo, Mario Monti fue un poco más conciso y reconoció que la negociación estuvo repleta de "discusiones y momentos de tensión", pero se declaró "satisfecho" con el resultado. Merkel, por su parte, se ha visto resignada a ceder por una vez, y ha considerado lo acordado como "un buen resultado". Resultado positivo sobre todo para Italia y España, que han apostado por el todo o nada y, de momento, han salido vencedores.