Mercados españoles cerrados en 2 hrs 45 min

Se olvidó que compró 19 euros en bitcoins y ahora valen 640.000 euros

Yahoo! Finanzas

Kristoffer Koch, un ciudadano noruego, ha hecho un gran negocio, digno de los mejores inversores, que le está reportando grandes beneficios. Lo más curioso del caso es que ni ese era su objetivo ni esperaba ese resultado, por lo que su alegría ha sido aún mayor.

Todo empezó en el año 2009 cuando este hombre compró 5.000 bitcoins, una nueva moneda electrónica, descentralizada e independiente de cualquier poder, que acababa de ser creada por Satoshi Nakamoto, un pseudónimo de una o varias personas que no querían desvelar su identidad.

[Relacionado: ¿Adiós al billete de un dólar?]

Koch pagó 19.30 euros por ellas para poder probar su funcionamiento, ya que había asistido a una charla sobre encriptación y sentía curiosidad por conocer cómo era el sistema. Los bitcoins se ajustaban perfectamente a lo qué quería, ya que estas monedas se almacenan en una carpeta protegida por contraseña. Ahí se quedó su inversión. Durante 4 largos años el noruego no volvió a pensar en sus bitcoins e incluso olvidó la clave para poder acceder al archivo.

[Más: EEUU se incauta de 28 millones en bitcoins del presunto líder de Silk Road]

Un detalle que en su caso tiene una gran relevancia, ya que la moneda se ha revalorizado de una manera imparable en los últimos años, fundamentalmente gracias a la imposibilidad de falsificación y a las dudas de los ciudadanos sobre las entidades bancarias tradicionales. Los expertos también se han subido al carro de los elogios y piensan que puede ser la moneda del futuro.

Hace unos meses Koch encontró el archivo y tras varios intentos fallidos finalmente consiguió acceder a él. Su sorpresa fue mayúscula al descubrir que su pequeña inversión le había dado unos cuantiosos réditos.

“Me comunicaron que tenía 5.000 bitcoins y que en la actualidad equivalen a 641.892 euros”, contó a NRK.

Sin embargo, el noruego no solo no se quedó de brazos cruzados, sino que decidió aprovechar este inesperado ‘regalo’ rápidamente. Vendió la quinta parte de estos bitcoins y con el dinero que obtuvo ha podido comprar un apartamento en Toyen, una de las zonas más acaudaladas de Oslo.