Mercados españoles abiertos en 7 hrs 28 min
  • S&P 500

    3.855,36
    +13,89 (+0,36%)
     
  • Nasdaq

    13.635,99
    +92,93 (+0,69%)
     
  • NIKKEI 225

    28.731,87
    -90,42 (-0,31%)
     
  • Dólar/Euro

    1,2143
    -0,0001 (-0,01%)
     
  • Petróleo Brent

    55,93
    +0,05 (+0,09%)
     
  • BTC-EUR

    26.851,99
    +17,51 (+0,07%)
     
  • CMC Crypto 200

    658,09
    -18,81 (-2,78%)
     
  • Oro

    1.852,40
    -2,80 (-0,15%)
     
  • HANG SENG

    30.159,01
    +711,16 (+2,41%)
     
  • Petróleo WTI

    52,85
    +0,08 (+0,15%)
     
  • EUR/GBP

    0,8878
    -0,0000 (-0,01%)
     
  • Plata

    25,33
    -0,16 (-0,62%)
     
  • IBEX 35

    7.897,30
    -139,10 (-1,73%)
     
  • FTSE 100

    6.638,85
    -56,22 (-0,84%)
     

Por 45 céntimos de euro puedes comprar un password robado en Internet

Sports International Editors

Cuando realizamos una compra por Internet, imaginamos que todo el proceso es completamente seguro. Que nadie puede tener acceso al número de nuestra tarjeta, y ni mucho menos a nuestra cuenta corriente. Tampoco a nuestra dirección. Pero lamentablemente, no es así. Existe un gigantesco mercado negro de personas que venden este tipo de datos a terceros, que los usan a discreción.

Este es el panorama que pinta un informe elaborado por el grupo de Seguridad Intel de McAfee Labs,  el departamento de investigación de la empresa del antivirus del mismo nombre. Tras bucear en la Internet profunda y establecer contacto con mercaderes de este tipo de información sensible, los autores del trabajo han sido capaces de crear unas tablas con los precios que piden por estos datos.

Por ejemplo, quien quiera conseguir la contraseña de alguna cuenta de correo electrónico que haya sido hackeada puede tenerla por tan solo 45 céntimos de euro. Los que busquen el número de una tarjeta de crédito norteamericana podrán tenerla por apenas 4 euros, precio que sube hasta los 20 euros si el origen de esta información se sitúa en Europa.

Un pack competo que incluya la fecha de nacimiento, el número de tarjeta, el número de cuenta y el nombre del usuario, se paga a 27 euros si es de Estados Unidos, a 30 euros si es de Reino Unido y a 40 si el origen están en la Unión Europea.

Aparte de estas cifras, los delincuentes piden dinero extra por información como el número de la seguridad social, el número PIN de la tarjeta, la fecha de nacimiento o el código de seguridad CVV2, que se encuentra en la parte posterior de la tarjeta.

¿Quién está interesado en esta información? Raj Samani, el jefe de tecnología de Intel en Europa, África y Oriente Medio, asegura que “un criminal que tenga esos estos datos que equivalen a una tarjeta física puede realizar compras o retirada de efectivo hasta que la víctima contacte con su banco para denunciar los hechos”.

[Relacionado: Facebook arregla su app para que no gaste tanta batería]

Otro de los ‘productos’ que se ofrecen en las alcantarillas de Internet son los números de cuenta y el acceso para operar en ellas. El precio de esta información, según los analistas de McAfee, varía dependiendo del dinero que haya en ellas. Por ejemplo, una cuenta en la que se tenga 1.000 euros se paga por unos 30 euros. Otra en la que haya hasta 4.500 euros, se puede obtener por 180 euros. Y por 280 euros se tiene acceso a una con 7.200 euros.

La máxima amenaza que identifican los autores del trabajo es la del robo de identidad completo: una persona de la que tengan su nombre, sus datos bancarios, su cuenta de correo electrónico y demás datos.  Con todo este pack, un delincuente puede contratar desde productos bancarios, como préstamos o seguros, hasta hacerse con una propiedad. A nombre de la pobre víctima, claro.