Anuncio
Mercados españoles abiertos en 5 hrs 59 min
  • S&P 500

    5.130,95
    -6,13 (-0,12%)
     
  • Nasdaq

    16.207,51
    -67,39 (-0,41%)
     
  • NIKKEI 225

    39.901,85
    -8,95 (-0,02%)
     
  • Dólar/Euro

    1,0853
    -0,0006 (-0,05%)
     
  • Petróleo Brent

    82,73
    -0,07 (-0,08%)
     
  • Bitcoin EUR

    63.308,12
    +4.722,61 (+8,06%)
     
  • CMC Crypto 200

    885,54
    0,00 (0,00%)
     
  • Oro

    2.120,20
    -6,10 (-0,29%)
     
  • HANG SENG

    16.403,48
    -192,49 (-1,16%)
     
  • Petróleo WTI

    78,60
    -0,14 (-0,18%)
     
  • EUR/GBP

    0,8549
    -0,0002 (-0,03%)
     
  • Plata

    23,90
    -0,10 (-0,40%)
     
  • IBEX 35

    10.069,80
    +5,10 (+0,05%)
     
  • FTSE 100

    7.640,33
    -42,17 (-0,55%)
     

Nomofobia: el temor a salir de casa sin el móvil

Sudores, palpitaciones, sensación de ahogo, nerviosismo, pensamiento obsesivo... Todos estos síntomas son lo que siente una persona que sufre una fobia o un ataque de ansiedad. Estas desagradables sensaciones se pueden despertar, dependiendo del trastorno que sufra la persona, por estar en un lugares públicos muy abiertos (agorafobia), rodeado de gente (fobia social) o, incluso, por tener delante un insecto (entomofobia).

[Relacionado: Los 10 móviles más feos de la historia]

Pues bien, los psicólogos y psiquiatras han detectado una nueva fobia que tiene que ver con el mundo de las tecnologías denominada nomofobia. Consiste en el pánico que produce salir de casa sin teléfono móvil. Puede parecer una exageración, pero a todos, en mayor o menor medida, nos da un pequeño vuelco al corazón cuando vamos a echar mano del móvil y no lo encontramos.

Estudio británico

El término nomofobia viene de la abreviatura de las palabras "no-mobile-phone phobia". (fobia a no tener teléfono móvil). Según un estudio encargado por el Servio Postal de Gran Bretaña y realizado por la empresa You Gov, el 53 % de los encuestados afirma que se siente nervioso cuando su teléfono se queda sin batería, no tiene cobertura o, directamente, se ha dejado el aparato en casa. Según el mismo estudio, el principal motivo que hay detrás de este fenómeno, es la imposibilidad de comunicarse con sus familiares y amigos.

Parece que los días en los que no utilizar el móvil equivalía a un día de desconexión mental y descanso han pasado a la historia. Ahora, un sudor frío nos recorre si no lo tenemos cerca. ¿Qué será lo próximo? Seguramente las palpitaciones por no conectarnos a Internet. Pero esa es otra historia...