Mercados españoles cerrados

Las tiendas online cambian el precio en función de cómo compres (y busques)

Tecnología y redes

Los precios de los productos que se venden en Internet son muchas veces un misterio. Suben y bajan sin mucha lógica. Con cada búsqueda que hacemos para alquilar un coche, comprar un billete de avión o reservar una habitación de hotel, los cambios son significativos: es difícil ver el mismo precio dos veces.

Hasta ahora, se pensaba que las empresas utilizaban la información almacenada en las cookies de nuestro ordenador para ofrecer unos precios u otros: por ejemplo, si hemos estado días buscando vuelos a Londres, es normal que los precios de los hoteles sean más caros que si los hubiéramos reservado de primeras.



Ahora, un nuevo estudio realizado por la universidad Northeastern, situada en Boston (Estados Unidos) arroja más luz sobre las técnicas de las grandes empresas. Según sus conclusiones, éstas modifican los precios para cada usuario teniendo en cuenta factores como el lugar en el que residen (gracias al código postal) y de sus hábitos digitales. En este último grupo entrarían aspecto totalmente novedosos hasta ahora, como la diferencia entre comprar con un móvil o con un ordenador.

Depende del aparato que estés utilizando
El estudio analizó los precios de muy diversos artículos que 300 voluntarios encontraron en varias web como hotels.com, Travelocity, Cheaptickets y Orbitz. Además, se tuvo en cuenta con qué tipo de dispositivo navegaban -ordenador, tableta o teléfono-, cuál era su navegador y si o estaban utilizando en modo privado (sin dejar rastro y habiendo limpiado las cookies). Las búsquedas siempre se realizaban a la misma hora, para intentar evitar factores de influencia que los investigadores no podían controlar.

Lo primero que encontraron los autores del trabajo fue una diferencia en los precios de los que buscaban con móviles y los que buscaban con ordenadores. Los precios en webs como Travelocity -especializada en viajes- eran menores para los que querían comprar con su smartphone. Además, los investigadores encontraron diferencias de precio entre los que buscaban con móviles de diferentes marcas.

Los responsables de Travelocity aceptan el primer descubrimiento y lo achacan a que quieren potenciar que los usuarios se bajen su app, y que por eso los precios son sensiblemente más baratos. Pero niegan el segundo hallazgo: no cobran más a los dueños de un determinado móvil.




La tendencia en otras web es similar: los precios encontrados con smartphones son más baratos que los encontrados con un ordenador. Además, parece que los usuarios de iPhone encuentran los precios sensiblemente más baratos.

Las cookies no son malas

Christo Wilson, uno de los directores de la investigación, también asegura que las cookies no son tan malas como las pintan. Como decíamos al principio, mucha gente borra sistemáticamente esta información para que las páginas web no les identifiquen y puedan llegar ‘vírgenes’ a ellas. La creencia de que las páginas suben los precios de acuerdo a otras búsquedas pasadas justifica esta decisión. Wilson y su equipo han descubierto que páginas como Orbitz o Cheaptickets recuerdan a los usuarios y les ofrecen rebajas respecto a los precios estándar: es más reocmendable abrirse una cuenta en ellas y que así nos conozcan.

¿Cuál es la mejor estrategia?
Visto lo visto, Wilson recomienda que para encontrar los mejores precios es necesario hacer una búsqueda profunda, con varios dispositivos y navegadores. Es decir, primero busca con el ordenador, luego con un navegador en modo privado, y más tarde con el móvil y con una tableta. Y si puedes, pídele a un amigo que viva lejos de ti que te ayude a buscar. Una vez recopilados todos los precios, decídete por la opción más económica.

Eso sí, no gastes mucha energía con las páginas de alquiler de coches: según el estudio, no se ajustan a ningún patrón, y casi parece que ofrecen sus precios de forma aleatoria. 




Te puede interesar:

- ¿Por qué Mark Zuckerberg siempre lleva la misma camiseta gris?

- Cómo quitar la doble marca azul de WhatsApp

- Prescinden del photoshop para sus campaña de publicidad de lencería y aumentan las ventas