Mercados españoles cerrados

El ladrón de su móvil no para de mandarle fotos

Technologia y redes

El ladrón más tonto del mundo tiene nombre, pero no apellidos. Se llama Hadif y robó el móvil de una pobre turista alemana en una playa de Ibiza. Vive en Dubái con dos amigos en un piso compartido, su nivel de inglés es ínfimo y sabemos que le encantan los coches.

¿Y cómo sabemos tantas cosas de este delincuente? Como ya hemos dicho, porque Hadif es muy poco listo: se olvidó de desconectar la cuenta de Dropbox de la legítima propietaria del móvil y se ha dedicado a subir las fotos que ha hecho con el terminal robado a su cuenta de este servicio de almacenamiento en nube.

[Te puede interesar: La búsqueda en Internet sobre ollas a presión despierta sospechas en EEUU]


La dueña del teléfono, haciendo gala de un sentido del humor de lo más fino, ha abierto un Tumblr titulado “La vida del desconocido que robó mi móvilpara compartir con el mundo las imágenes que el amigo de lo ajeno va haciendo día a día.

En su cuenta, la mujer explica como ocurrió todo: “Cinco horas después de aterrizar en Ibiza, mis amigos yo estábamos borrachos y bañándonos desnudos en el mar, de noche.” El grupo había dejado todas sus pertenencias en la playa. Según cuenta, en medio de la ‘fiesta’ vio como alguien estaba inmóvil debajo de una hamaca. En aquel momento, creyó que era otro de sus colegas que estaba algo perjudicado: no sabía que estaba viendo al famoso Hadif.

Cuando la juerga terminó, descubrieron con horror que sus tarjetas de crédito, sus pasaportes y sus móviles ya no estaban. La joven alemana no volvió a tener noticias de su gadget hasta que recibió un correo electrónico que le avisaba de que alguien acaba de subir algunas imágenes a su Dropbox. Esta aplicación puede ser configurada de tal manera que cualquier foto o video que se haga automáticamente es enviada a la cuenta personal del usuario.

Fue ahí cuando descubrió al ladrón. En una de las fotos veía de fondo la famosa torre Burj Khalifa, el edificio más alto de Dubái, y así supo donde vivía. También vio a sus compañeros de piso y sus fotos con coches de época.

Pero lo mejor es cómo descubrió su nombre. El ladrón ni corto ni perezoso, se dedicó a llamar a las amigas de la víctima a través de la aplicación de Skype del teléfono. Con un inglés chapucero se presentaba así “Me llamó Hadif, quiero conocerte”. Los vídeos de sus llamadas de ligue también están disponibles en el famoso Tumblr.

Aunque la turista no ha podido recuperar su móvil, por lo menos ha conseguido reírse de su desgracia: una desgracia llamada Hadif.