Mercados españoles abiertos en 8 hrs 42 min
  • S&P 500

    3.855,36
    +13,89 (+0,36%)
     
  • Nasdaq

    13.635,99
    +92,93 (+0,69%)
     
  • NIKKEI 225

    28.822,29
    +190,84 (+0,67%)
     
  • Dólar/Euro

    1,2148
    -0,0027 (-0,22%)
     
  • Petróleo Brent

    55,97
    +0,09 (+0,16%)
     
  • BTC-EUR

    26.840,55
    -649,17 (-2,36%)
     
  • CMC Crypto 200

    653,79
    -23,11 (-3,41%)
     
  • Oro

    1.854,20
    -1,00 (-0,05%)
     
  • HANG SENG

    30.159,01
    +711,16 (+2,41%)
     
  • Petróleo WTI

    52,88
    +0,11 (+0,21%)
     
  • EUR/GBP

    0,8877
    -0,0015 (-0,17%)
     
  • Plata

    25,35
    -0,13 (-0,51%)
     
  • IBEX 35

    7.897,30
    -139,10 (-1,73%)
     
  • FTSE 100

    6.638,85
    -56,22 (-0,84%)
     

La empresa que ofrece la inmortalidad "copiando y pegando" el alma

Sports International Editors

¿El ser humano está cerca de la inmortalidad? ¿O tan solo es un sueño imposible? En caso de alcanzarla… ¿Cómo se conseguirá? Las dos primeras preguntas tienen difícil respuesta. Pero no así la tercera. Muchos imaginan que para vencer a la muerte, los seres humanos deben derrotar a las enfermedades. Cuando exista una cura para el cáncer, otra para el alzheimer y otra para los problemas cardiovasculares, se estará más cerca de la eternidad. Será entonces cuando nos enfrentemos a la descomposición del material del que estemos hechos. Y tendremos que saltar a otro cuerpo.

Este es el razonamiento de una startup llamada Humai que promete la inmortalidad mediante la extracción de recuerdos cerebrales que luego serán implantados en un cuerpo artificial. Según explica su fundador, un estadounidense llamado Josh Bocanegra, el proceso sería similar al clonado de un disco duro: primero se congelaría el cerebro de la persona, luego sus registros neuronales pasarían a otro cerebro artificial, y éste sería implantado en un cuerpo.

Humai
Humai



Para Bocanegra, los registros neuronales serían todos los recuerdos y las habilidades aprendidas. También la personalidad o los pensamientos. Copiando y pegando toda esa información en otro cuerpo, se obraría el milagro de la inmortalidad.

Según explica Humai en su página web, “estamos utilizando inteligencia artificial y nanotecnología para almacenar estilos conversacionales, patrones de conducta, procesos de pensamiento e información sobre cómo funciona nuestro cuerpo. Estos datos serán codificados en diversos sensores que implantaremos en un cuerpo humano artificial. Usando tecnología de clonado, seremos capaces de recuperar el cerebro en su madurez”.

Es decir, el sistema de clonado de Humai sería similar al que se utiliza en la película Robocop. Bocanegra explica en declaraciones concedidas a la revista Popular Mechanics que “el cuerpo artificial será controlado por ondas cerebrales”, y los recuerdos serán implantados “gracias a la nanotecnología”, un sistema que también ayudará “a recuperar células dañadas”.

Pero lo más sorprendente del discurso del emprendedor es la fecha que ha puesto para que su empresa tenga éxito. Para él, en 2030 se logrará con éxito el primer duplicado y volcado a un cuerpo artificial.

[Te puede interesar: Prueban el Li-Fi en el mundo real… y es 100 veces más rápido que el Wi-Fi actual]

Con ese objetivo tan duro, uno imagina que Humai es una empresa que cuenta con un importante plan de expansión. Pero no es así: de momento solo cuenta con 2 investigadores, de los que se desconoce su currículum.

Tampoco queda muy claro cómo se va a realizar la operación de ‘copiar y pegar’ el contenido del cerebro de un ser humano. Ni tampoco como se puede conectar un cerebro a un cuerpo ¿quizás por USB? ¿O puede que mejor con un backup utilizando Time Machine?

Para añadir más dudas al proyecto, solo hace falta ver las otras empresas fundadas por Bocanegra. Una de ellas es LoveRoom, una web de alquiler de habitaciones para que gente atractiva pudieran compartir piso. El objetivo es que nadie tuviera que pasar el trago de convivir con un feo. Un fin nada edificante, pero bastante más realista que el de la inmortalidad.