Mercados españoles cerrados

Las 400 palabras que el Gobierno vigila en Internet

Néstor Parrondo
Fin - Technologia y redes - ES

Si en enero supimos que las autoridades norteamericanas peinan las redes sociales en busca de posibles amenazas terroristas, gracias a dos turistas británicos que habían sido detenidos a su llegada a Estados Unidos por haber bromeado con "destruir América" en su cuenta de Twitter, ahora vamos a profundizar en las técnicas de investigación que llevan a cabo esos mimos poderes. En concreto, en las palabras que si son utilizadas en Internet por cualquiera, pueden comenzar una investigación antiterrorista. Son 400 términos en inglés que van desde lo más inocente, como 'response' (respuesta), hasta lo más peligroso, como 'Dirty Bomb' (bomba sucia, un explosivo convencional enriquecido con materiales radioactivos).

Ya sea en Facebook, en Twitter o introducido en la caja de un buscador, todos estos términos disparan las alarmas del Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos. ¿Cómo sabemos que esto ocurre? Pues gracias al colectivo Electronic Privacy Information Center (Epic) - una organización que se dedica a velar por la privacidad y la libertad en la Red- que en 2011 realizó una petición para conocer si los sistemas de seguridad del Gobierno de los Estados Unidos en Internet vulneraban alguno de los derechos de sus ciudadanos. La demanda tuvo éxito y la organización recibió un documento de 39 páginas en el que se enumeran los famosos 400 términos de los que hablamos hoy. El documento, titulado 'Analyst Desktop Binder', se puede consultar en formato PDF desde esta dirección. La famosa lista está a partir de la página 20.

[Te puede interesar: El gran centro de espionaje de Internet]

En ella, conviven palabras de lo más evidentes, como 'atentado' o 'ataque', junto a otras de lo más inocentes, como 'organización', 'simulacro' o 'ejercicio'. Por estos últimos, la organización Epic ha denunciado que el Departamento de Seguridad de los Estados Unidos se está extralimitando en sus investigaciones y que sus actividades parece que poco tienen que ver con proteger a los ciudadanos de atentados y ataques.

Ante tan graves acusaciones, Mary Ellen Callahan y Richard Chavez, dos miembros del Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, tuvieron que declarar en febrero de este año ante una comisión del Congreso de su país para decir que el manual estaba desactualizado, y que el análisis de redes sociales solo se hacía para descubrir posibles amenazas y no para buscar gente que criticase al gobierno y etiquetarlos de 'enemigos ideológicos'.

Gran número depáginas web vigiladas

Según se cuenta en esta noticia de la agencia Reuters, las páginas que el Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos vigila con lupa van desde redes sociales como Facebook, MySpace o Twitter, hasta foros o secciones de comentarios de los usuarios de diferentes medios de comunicación. En el mismo artículo, se dice que los funcionarios norteamericanos se interesan por páginas en las que se hablan de epidemias, como la gripe aviar, en busca de posibles amenazas para la seguridad.