Mercados españoles cerrados

Los ladrones de supermercado no entienden de crisis... ni de recuperación

La otra cara de la moneda

Habitualmente se dice que se roban o, mejor dicho, se hurtan productos en el súper o el hiper por necesidad. Pero parece que éste no es el único o principal motivo si nos atenemos a los datos que se acaban de conocer.

Los hurtos en las grandes tiendas se mantienen estables en años de dura crisis y en años mejores, como el 2014. Es decir, que las pérdidas que genera a los comercios esta práctica delictiva son similares en España en una u otra situación.

Traducido a cifras, vemos que las empresas de la gran distribución pierden al año 1.675 millones de euros a causa del hurto comercial, según desvela el estudio La Pérdida en la Gran Distribución en España 2015, elaborado por la patronal Aecoc y EY. Esa cifra supone un 0,82% de sus ventas.

Y este porcentaje de pérdida se mantiene prácticamente estable con respecto a los datos de 2013, aunque en cifras absolutas las pérdidas económicas aumentan debido al incremento de las ventas en el sector.

[También de interés: Llega a España el no va más de los supermercados: pagar por hacer la compra]

Lo que más se roba son las bebidas alcohólicas, los productos cárnicos, las conservas, los chocolates y los snacks por lo que hace referencia a la alimentación,  el calzado y la ropa en general  se lleva la palma en el apartado de los productos textiles, las maquinillas de afeitar y las cremas en cosmética y, finalmente, en electrónica, destacan los robos de los accesorios para telefonía y los pequeños aparatos electrodomésticos.

Y ¿quién es el que roba? El informe muestra que, visto el ránking de lo más robado, se trata de productos que claramente no tienen como objetivo el auto consumo sino la reventa en mercados paralelos, en este sentido, según el estudio de 2014, un 88% de las compañías considera que el principal motivo por el que se hurta es para revender los productos en mercados paralelo

Por eso, en un 81% de los casos, los robos son ejecutados por bandas organizadas o ladrones profesionales.  Incluso os propios empleados también roban. Nada menos que el 19% de los hurtos los perpetran empleados de los comercios a los que hay que sumar los errores de gestión inevitables.

El impacto económico de estos hurtos es relevante. En un supermercado grande las pérdidas pueden oscilar entre los seis mil y los diez mil euros al mes mientras en otros de tamaño más reducido las pérdidas superan los mil euros mensuales.

IDNet Noticias

@Jorcha