Mercados españoles cerrados

El precio de ser Papa: criar un niño cuesta más que comprar un porsche y una casa

Roberto Arnaz
Economía para todos

Si estás a punto de ser padre, prepárate porque lo que vas a escuchar no te va a gustar: criar un hijo es más caro que conducir, melena al viento, un porche y aparcarlo en el garaje de tu propia casa. Así de crudo y así de sencillo. Tener niños sale carísimo, unos 150.000 euros, hasta los 18 años, según los datos que maneja la organización de consumidores CEACCU.

Esto es, hasta la mayoría de edad, tu retoño te costará tanto dinero como los 50.000 euros que vale un porsche Boxster nuevecito y los 100.000 euros en los que actualmente se sitúa el valor medio de los préstamos para la compra de vivienda en España.

[Te puede interesar: Cinco cosas que no debes adquirir en el supermercado]

Y los primeros años son los peores: desde el pago de la guardería hasta la factura mensual del supermercado, tus pequeñuelos te obligarán a gastar una media de 1.200 euros anuales en pañales, y 1.500 en leches especiales, papillas y cereales.

A medida que el niño va creciendo, los gastos ‘básicos’ van disminuyendo. Pero la ilusión de ahorro es sólo temporal: en cuanto llegue a ‘la edad del pavo’ se vuelven disparar, sobre todo en ocio y vestimenta, por encima de los 12.000 euros anuales.

Un esfuerzo titánico
De media, las familias españolas gastan 8.300 euros anuales en cada hijo. Si tenemos en cuenta que el ingreso medio de los hogares de nuestro país se sitúa –según el INE– en torno a los 26.010 euros, esto supone que dediquen más del 30% de su dinero disponible a la paternidad. Esto supone que criar hijos en España es proporcionalmente hasta 11 puntos porcentuales más caro que en EEUU, en relación a la renta disponible.

Allí, una pareja de clase media invertirá unos 180.000 euros en sus retoños hasta la mayoría de edad, según un informe del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés). Cifra que ha aumentado casi 3% desde 2011. Sin embargo, la diferencia entre ambos países radica en que el ingreso medio de las familias se sitúa en los 35.600 euros anuales, un 27% más que los hogares de nuestro país.