Economía para todos

Diez cosas que nunca debes comprar usadas

Todos tratamos de ahorrar unos euros comprando, siempre que es posible, objetos de segunda mano. Un total de 13,5 millones de españoles —un 38,2% de la población adulta— compran productos usados previamente como consecuencia de la crisis en los últimos años. El número de clientes que acude a este mercado ha experimentado "un notable aumento" desde 2008, según se desprende del estudio 'La compraventa de la segunda mano en España' de Cash Converters.

Ya sea a través de Internet o establecimientos especializados, nueve de cada 10 personas que se decantan por la compra de artículos de segunda mano lo hace en busca del deseado 'chollo'. Entre los artículos más habituales en el mercado de compraventa de productos usados destacan los teléfonos móviles.

[Te puede interesar: McDonald's: el secreto de su éxito]

Sin embargo, aunque el precio sea muy atractivo, hay objetos que es mejor no comprar de segunda mano. Por su fragilidad o por higiene, hay productos por los que es mejor desembolsar el precio completo y llevárnoslo a casa nuevo. Estos son algunos ejemplos:

1.- Ropa interior y trajes de baño
Estas prendas jamás deben ser compradas de segunda mano. No solo desconocemos su procedencia, sino que están en contacto con partes íntimas muy delicadas y pueden dar lugar a infecciones. Estos textiles pueden estar infestados de ácaros, piojos, contener algún tipo de químico e incluso bacterias, que al contacto con la piel pueden provocar, en el mejor de los casos, una dermatitis.

2.- Colchones
Son nidos de ácaros, chinches, piojos y bacterias que pueden causar severos daños a la salud. Aun comprándolos de primera mano, los expertos recomiendan cambiarlo cada 8 o 10 años. Además de ser más higiénico, un colchón nuevo nos ahorrará problemas de sueño y de espalda.

3.- Sillas y sillones tapizados
La compra de muebles de segunda mano la debemos limitar a aquellos que se puedan limpiar y desinfectar fácilmente. De hecho, la limpieza de sillas y sillones tapizados es muy delicada: si hay gran cantidad de ácaros o insectos de cama, no suele bastar con métodos de limpieza convencionales.

4.- Zapatos
También tienen contacto directo con la piel del usuario. A simple vista es imposible saber si contienen los hongos causantes del 'pie de atleta' o infecciones en las uñas o bacteria.

5.- Productos para bebés
Todos los padres hacen lo mismo: los compran, los utilizan y los almacenan. La mayoría espera volver a utilizarlos de nuevo algún día. Si no es así, en ocasiones optan por venderlos. Sin embargo, las normativas de consumo para estos productos destinados a los más vulnerables han evolucionado mucho en los últimos años. En algunos casos, productos que antes se comercializaban sin problema ahora están vetados por su peligrosidad, como los biberones que contienen bisfenol A.

6.- Artículos deportivos
El calzado, los guantes, los aparatos de musculación y las prendas deportivas se amoldan al cuerpo de su dueño. Si los compras de segunda mano corres el riego de que no te queden bien o estén en malas condiciones. Además, estos objetos también están en contacto con el sudor de las personas y, si no se tiene una higiene adecuada, también pueden ser portadores de infecciones.

7.- Cascos de bicicleta
Un casco de bicicleta está diseñado para romperse al absorber el impacto de un golpe. En ocasiones se forman pequeñas grietas, casi inapreciables, que hacen que su eficacia se reduzca. Por esta razón, los expertos recomiendan cambiarlo siempre que sufra un impacto fuerte aunque aparentemente no tenga daños. Cuando compramos una de estas 'chichoneras' de segunda mano no tenemos garantías sobre su estado real.

8.- Ruedas
Los neumáticos usados son una verdadera ganga, en comparación con el precio de unos nuevos. Sin embargo, unas ruedas con la 'goma' desgastada son menos fiables en condiciones adversas como la lluvia.

Esta recomendación se puede extender a otros repuestos de automoción usados que, aunque parezca que están en buenas condiciones, nos pueden salir defectuosos y obligarnos a comprar uno nuevo, lo que implica un doble gasto.

9.- Ordenadores portátiles

Cuidado con los ordenadores usados. Tienen partes móviles que se desgastan con el tiempo y el uso. Un portátil se abre y se cierra cientos de veces al mes. Incluso sin señales de alerta aparentes, un material frágil se puede romper o dejar de funcionar sin motivo de un día para otro. Eso además de posibles problemas con la placa base, virus o cualquier otro asunto común en asuntos de informática. No sabes que uso se le dio anteriormente al equipo, y puede que funcione bien durante un tiempo, pero no tienes ninguna garantía.

10.- Software
Adquirir software de segunda mano, aunque sea original, no es una buena idea. Normalmente cuentan con un número de serie que una vez activado en un ordenador lo hace inservible en otro equipo.

Más sobre economía:

Así va la Bolsa

  • Valores más activos
    Valores más activos
    NombrePrecioCambio
    7,060,20%
    SAN.MC
    11,800,38%
    TEF.MC
    4,850,14%
    IBE.MC
    8,830,53%
    BBVA.MC
    2,270,44%
    SAB.MC
  • Los que más suben
    Los que más suben
    NombrePrecioCambio
    5,70+1,86%
    BKT.MC
    7,13+1,39%
    GAM.MC
    8,03+1,32%
    TL5.MC
    13,53+1,23%
    IDR.MC
    29,930,89%
    ACS.MC
  • Los que más bajan
    Los que más bajan
    NombrePrecioCambio
    0,410,97%
    PRS.MC
    29,220,92%
    AMS.MC
    4,510,77%
    NHH.MC
    5,430,53%
    POP.MC
    8,830,53%
    BBVA.MC

PUBLICIDAD