Economía para todos

Ocho consejos para usar correctamente el correo electrónico para buscar trabajo

Si estás buscando empleo, olvídate de imprimir tu currículum, meterlo en un sobre junto a una carta de presentación y mandarlo por correo a la empresa en la que te gustaría trabajar. Además de más económico y cómodo, un e-mail nos permite llegar directamente a quien queremos, sin pasar incómodos filtros como secretarias o personal de recursos humanos.

Aunque a algunas personas les cuesta dar el paso, en la era de Internet el correo electrónico se ha convertido en una de las herramientas más potentes para acceder directamente a la persona que puede tener un puesto para ti. Siempre que se use bien, claro.

[Te puede interesar: Las mejores técnicas para conseguir que te contraten]

Para que no tengas dudas a la hora de mandar tu próximo email de trabajo, te contamos las claves para que ningún empleador se asuste ni te descarte sin ni siquiera abrir el currículum que le has adjuntado.

1.- Usa un nombre serio
Cualquier cosa que no sean tu nombre y tus apellidos puede que te suene muy divertida, pero es un error. El correo electrónico será muy probablemente la primera impresión que una persona que no te conoce, y que potencialmente podría emplearte, tenga de ti. Abstente de direcciones 'ingeniosas' al estilo megustalafiesta@dominio.com o sexygirl@dominio.com.

2.- Es un e-mail, no un SMS
Con el uso masivo de teléfonos móviles y 'smartphones', la gente tiende a escribir en todos los formatos como si le cobrasen por letra. Un e-mail no es un SMS. En los correos electrónicos de trabajo las abreviaturas y las faltas de ortografía no están toleradas, no te olvides.

3.- No envíes mails masivos
Puede que mandar un correo electrónico con tu currículum a decenas de personas te parezca una gran idea y un enorme ahorro de tiempo. Error. Los emails masivos se huelen a la legua. No están personalizados, son vagos y demasiado generales. En una palabra, son sinónimo de fracaso. Además, corres el riesgo de que se te olvide poner a los destinatarios en copia oculta o que al contestar a alguno de tus contactos pulses el temible 'responder a todos'.

4.- Haz seguimiento
Sé previsor, guarda una copia de lo que has enviado y a quien, así podrás hacer un seguimiento de tus solicitudes y contactos.

5.- Cuidado con el 'Asunto'
Usar bien la línea de asunto es vital. Si la pifias ahí, el resto del mail ya no se leerá. Si no pones nada lo más seguro es que acabes en la bandeja de spam. Si pones “CV”, ¿cuántos correos así crees que se pueden recibir cada día? Lo mejor es que indiques el puesto para el que quieres presentar tu candidatura o incluyas una referencia, si la hay, de alguno de tus contactos en la empresa que te pueda recomendar para el puesto. Así será más sencillo que tu correo sea leído.

6.- Preséntate
No envíes mensajes vacíos sólo con el currículum adjunto. Si tienes una persona de contacto dirígete a ella, si no al Responsable de Recursos Humanos. El cuerpo del correo electrónico es el equivalente a la carta de presentación, así que puedes -y debes- reproducirla allí.

7.- Usa bien la firma
Añade firma a tu mensaje. Todos tus datos de contacto -nombre, email, teléfono...- deben estar indicados al pie del correo. Incluye también el enlace a tu perfil en LinkedIn y a tu página web, si la tienes.

8.- Asegúrate de que está todo bien
Las prisas son malas consejeras. Antes de mandar cualquier mail de trabajo tómate el tiempo necesario para releerlo, ver que no hay errores y que los archivos adjuntos con tu currículum o muestras de tu trabajo anterior están bien adjuntados.

Más sobre el mercado laboral:

Así va la Bolsa

PUBLICIDAD