Mercados españoles cerrados

La biomasa, el mejor truco para pagar un 40% menos en calefacción

Roberto Arnaz
Fin - Economía para todos - ES

Muchas viviendas individuales y comunidades de propietarios han vivido cómo el precio del gasóleo para calefacción se incrementado entre un 17% y un 37% anual, dependiendo de la región, desde el inicio de la crisis. Por eso, muchas familias y asociaciones de vecinos se han decidido a buscar alternativas más baratas para calentar sus hogares y las calderas de biomasa se han convertido en la elección preferida.

"Calentarse con la biomasa no solo es beneficioso para el medio ambiente, sino también para el ahorro, porque a igualdad de calor producido, los combustibles vegetales cuestan mucho menos que los fósiles", afirma el informe RES & RUE Dissemination, publicado en España por la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU).

[Te puede interesar: El millonario coste de las faltas de ortografía]

Con este sistema, todavía minoritario, se puede ahorrar hasta un 40% en el gasto en calefacción. Además, las emisiones se reducen hasta un 90%, según los datos que maneja la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa (Avebiom).

Aunque con estas calderas se necesita el doble de biomasa que de gasoil para conseguir el mismo poder calorífico, el precio del gasoil es casi cinco veces mayor que el de biomasa. Esto supone que, aunque el desembolso inicial es algo mayor, en menos de dos años se compensa la adquisición de uno de estos sistemas de calefacción.

Reducción de la dependencia energética
España mantiene la misma dependencia energética que hace 30 años. El grado de autoabastecimiento apenas llega al 23% e importamos el 77% del petróleo y el gas que necesitamos. Utilizar biomasa como combustible para producir energía, eléctrica y térmica, reduciría nuestra dependencia y supondría un importante ahorro de divisas para nuestro país.

En otras naciones europeas, como Austria, la mitad de los hogares se calientan con calderas de biomasa. Aunque no esperan alcanzar ese porcentaje, el director de la empresa Rebi cree que pueden llegar a un 10 o 15% de los hogares españoles.

En Suecia la energía consumida procedente de la biomasa superó en 2009 a la energía obtenida del petróleo, mientras que en Alemania hay más de 250.000 puestos de trabajo directos relacionados con la bioenergía.

[Te puede interesar: En Valencia no hay dinero ni para la calefacción]