Mercados españoles cerrados
  • S&P 500

    4.536,79
    +17,16 (+0,38%)
     
  • Nasdaq

    15.120,91
    -8,18 (-0,05%)
     
  • NIKKEI 225

    29.255,55
    +40,03 (+0,14%)
     
  • Dólar/Euro

    1,1658
    +0,0020 (+0,17%)
     
  • Petróleo Brent

    85,73
    +0,65 (+0,76%)
     
  • BTC-EUR

    57.190,78
    +2.349,85 (+4,28%)
     
  • CMC Crypto 200

    1.554,98
    +74,17 (+5,01%)
     
  • Oro

    1.787,20
    +16,70 (+0,94%)
     
  • HANG SENG

    26.136,02
    +348,81 (+1,35%)
     
  • Petróleo WTI

    84,25
    +1,29 (+1,55%)
     
  • EUR/GBP

    0,8426
    -0,0006 (-0,07%)
     
  • Plata

    24,45
    +0,57 (+2,37%)
     
  • IBEX 35

    9.017,90
    +21,60 (+0,24%)
     
  • FTSE 100

    7.223,10
    +5,57 (+0,08%)
     

Así se clonan las tarjetas bancarias: se necesitan 10 euros y 4 segundos

Fraudes en cajeros automáticos, restaurantes, estaciones de servicio o incluso peajes de autopista. El incremento de los incidentes de clonación de tarjetas bancarias hace que entre los usuarios europeos haya un creciente temor a perderlas de vista.

[Te puede interesar: El millonario coste de las faltas de ortografía]

Las compras con tarjeta ralentizan su crecimiento hasta septiembre
Las compras con tarjeta ralentizan su crecimiento hasta septiembre

Los datos recogidos por la Agencia Europea de Seguridad de las Redes y de la Información aseguran que desde los delitos relacionados con la copia de las tarjetas y su posterior utilización fraudulenta se han disparado un 149% desde 2008.

Un fraude de 500 millones
Este tipo de delitos, conocidos como 'Skimming', suponen unas pérdidas para los usuarios y las entidades financieras europeas de más de 500 millones de dólares. Pero, ¿cómo hacen los delincuentes para conseguir toda nuestra información bancaria sin que ni siquiera nos demos cuenta?

El método más habitual para clonar tarjetas son los llamados 'card skimmers' unos dispositivos que se instalan en los cajeros automáticos para capturar los datos contenidos en la banda magnética de las tarjetas.

Aunque algunos son identificables a simple vista si nos fijamos con cierto detenimiento, los más modernos son casi imposibles de identificar e incluso pueden enviar la información robada por mensajes de texto a cientos o incluso miles de kilómetros.

Se necesitan 10 euros y 4 segundos
Los incidentes de clonación de tarjetas son todavía más difíciles de controlar en los establecimientos comerciales. Basta con dar con un empleado 'corrupto' para que nos pueda meter en un buen lío.

Copiar la banda magnética de las tarjetas es relativamente sencillo. Sólo se necesita un lector, también conocido como 'card skimmer' y que apenas cuesta 10 euros, y alejar la tarjeta de la vista de su propietario durante cuatro segundos. Eso es todo.

Una vez recogidos los datos de la tarjeta, los delincuentes proceden a copiar esa información sobre una tarjeta falsificada, que posteriormente utilizan para realizar compras fraudulentas en establecimientos comerciales o a través de Internet.

Las redes de ladrones de información de tarjetas bancarias funcionan a nivel mundial, aunque sus integrantes proceden principalmente de la Europa del Este. Según la página del FBI estadounidense, las cuatro principales redes de falsificación del país -que operaban en Miami, Nueva York, Chicago y Atlanta, y consiguieron estafar varios millones de dólares a lo largo de 2010 y 2011- estaban integradas por ciudadanos de Rumanía, Bulgaria y Serbia.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente