Mercados españoles cerrados en 3 hrs 30 min

Cómo destrozar una buena idea y ser acusado de sexista

Dando Guerrilla

¿De qué manera reaccionaría una mujer si al pasar ante una obra empieza a recibir piropos caballerosos y frases a favor de la igualdad de sexos? La situación sin duda merece una cámara oculta, y muy mal tendría que darse la cosa para que el vídeo resultante no se convirtiera en viral.

[Te puede interesar: ¿Un anuncio sexista o inocentemente divertido?]

Esta idea con tanto potencial ha sido llevada a la realidad por Snickers en Australia, pero los resultados que está obteniendo no son seguramente los esperados. Aunque están consiguiendo un gran número de visualizaciones, muchos usuarios están acusando a la marca de sexista y el ‘incendio’ no tiene visos de apagarse a corto plazo.

La pieza es indudablemente divertida, ya que resulta cómico ver las caras de las mujeres al escuchar frases como “ese color te sienta muy bien”, “quiero mostrarte el respeto que mereces” o incluso “me gustaría ver una sociedad que no convierta a la mujer en un mero objeto, libre de expectativas y tópicos”.

El problema de la pieza está en el enfoque que se ha dado para acoplarlo a la campaña de Snickers, cuyo eslogan es “Tú no eres tú cuando tienes hambre”. Es decir, que lo que el spot transmite es que los trabajadores de la construcción son machistas y groseros, y que cuando tienen hambre se transforman en lo que no son: personas educadas, respetuosas con las mujeres, etc.

Este detalle no ha pasado desapercibido para algunos usuarios que han visto el vídeo en la red, y que han destacado la paradoja de que un anuncio que en principio está en contra del sexismo sea un anuncio sexista en sí. Incluso, a nivel comercial parece tener poco sentido si lo que insinúa es que las personas son más agradables cuando no han comido Snickers y tienen hambre. Razón no les falta…

Una acusación que se repite
Las críticas hacia Snickers por sexismo en su publicidad no son una novedad, ya que hace algunos años dieron mucho que hablar con un anuncio sobre un lavadero de coches muy especial. El spot acabó siendo retirado tras recibir acusaciones de sexismo, aunque es cierto que para muchos sigue siendo un anuncio de culto.