Mercados españoles cerrados en 3 hrs 28 min

Una prótesis a medida y a gusto del cliente

A las personas a quienes se les han amputado las piernas se les suele proponer un modelo estándar de prótesis, funcional pero no muy estético.

Gracias a una nueva impresora en 3D y con un poco de imaginación, ahora es posible realizar una prótesis personalizada, como nos explica uno de los ingenieros de la empresa Scott Summit:

“Siempre me ha parecido que una prótesis se parece a una escultura. Pero es un objeto diseñado por ingenieros que cumple una función mecánica, por lo que no se piensa demasiado en el aspecto humano. Por eso, me dije que el diseño podía cambiar las cosas y crear un objeto que al verlo cada mañana uno se dijera : ¡Es genial, tengo que enseñárselo a todo el mundo!”.

Antes que nada se escanea la pierna con el fin de realizar una prótesis que se adapte perfectamente a la forma del cuerpo. Después se personaliza la prótesis para darle un aspecto de cuero, metal o plástico… una vez que el modelo ha sido diseñado por ordenador, se materializa gracias a una impresora en 3D.

“Desde el principio me quedé fascinado”, asegura un paciente a quién le han puesto una prótesis personalizada. “A mí no me molestaba el aspecto de mi antigua prótesis, pero en cuanto tuve la oportunidad de probar ésta me pasó algo curioso, inconscientemente me sentí muy bien.”

El objetivo del equipo de Scott Summit es hacer que bajen los costes de producción de estas prótesis, para que puedan llegar a un mayor número de personas.