Mercados españoles cerrados
  • IBEX 35

    9.060,20
    +24,60 (+0,27%)
     
  • Euro Stoxx 50

    4.178,01
    +4,03 (+0,10%)
     
  • Dólar/Euro

    1,0874
    -0,0018 (-0,16%)
     
  • Petróleo Brent

    86,39
    -1,08 (-1,23%)
     
  • Oro

    1.927,60
    -2,40 (-0,12%)
     
  • BTC-EUR

    21.200,35
    -109,71 (-0,51%)
     
  • CMC Crypto 200

    526,66
    +9,65 (+1,87%)
     
  • DAX

    15.150,03
    +17,18 (+0,11%)
     
  • FTSE 100

    7.765,15
    +4,04 (+0,05%)
     
  • S&P 500

    4.070,56
    +10,13 (+0,25%)
     
  • Dow Jones

    33.978,08
    +28,67 (+0,08%)
     
  • Nasdaq

    11.621,71
    +109,30 (+0,95%)
     
  • Petróleo WTI

    79,38
    -1,63 (-2,01%)
     
  • EUR/GBP

    0,8766
    -0,0010 (-0,12%)
     
  • Plata

    23,73
    -0,30 (-1,23%)
     
  • NIKKEI 225

    27.382,56
    +19,81 (+0,07%)
     

El truco para limpiar la escoba sin tocarla con la mano

En ocasiones realizar las tareas del hogar puede convertirse en una rutina tediosa y agotadora. Por ello, los comercios tienden a lanzar al mercado todo tipo de productos con el objetivo de facilitar la limpieza en casa. No obstante, a veces, los trucos más sencillos pueden simplificar esta faena sin necesidad de gastarse un dineral en nuevas tecnologías o modernos utensilios de limpieza. La escoba es uno de los útiles tradicionales más utilizados, aunque a veces puede resultar frustrante barrer y que la suciedad se esparza de un lado a otro o quede pegada en las fibras del cepillo, teniendo que retirarlo con la mano.

Por ello, se puede hacer uso de un sencillo ‘hack’. Lo único que se necesita es disponer de una bolsa de plástico. Esta se coloca en la parte inferior de la escoba, siempre asegurándose de cerrarla correctamente atando sus asas para que no se salga durante el barrido. En cuánto se empiecen a dar las primeras pasadas, el cambio será inmediato, pues la electricidad estática que genera el plástico al frotarlo con el suelo, atraerá todo tipo de partículas cómo el polvo, pelos o restos de comida que acaban en el suelo a lo largo del día. Además, no será necesario tener que tocar los pelos del cepillo para depositarlos en el recogedor, ya que la suciedad no quedará pegada a la bolsa, sino que se barrerá fácilmente, pudiendo verterla posteriormente al recogedor o directamente al cubo de la basura.

Aplicando este simple método, se puede ahorrar todo el dinero que cuesta una escoba eléctrica o un aspirador de última generación, así como en la factura de la electricidad. Este truco no solo es útil para limpiar el suelo, sino también los sofás, camas y otras superficies blandas.