Mercados españoles cerrados en 7 hrs 25 min

Transformar ideas en prototipos

A una veintena de kilómetros de Skopie, la capital macedonia, nos encontramos con una empresa llamada Hi-Tech, igual que nuestro programa. Está especializada en la fabricación de tarjetas de circuitos impresos, que son los corazones eléctricos de muchos de los aparatos que utilizamos a diario.

La filosofía es simple: aquí se transforman las ideas en prototipos.

Las grandes empresas, a menudo, no tienen la posibilidad de hacer rápidamente prototipos de componentes electrónicos de los nuevos dispositivos que se han inventado. En esta sociedad macedonia en pocos días, a veces en pocas horas, están listos los prototipos.

Realizan alrededor de 10.000 nuevos prototipos al año y en todos los sectores: desde teléfonos inteligentes, hasta aplicaciones aeronáuticas, electrodomésticos y automóviles.

Empresas como Boeing, Airbus, Mercedes, BMW, Siemens, Philips, Sony y Panasonic encargan sus prototipos a Hi-Tech.

“Ponemos en práctica todas las ideas de nuestros clientes para productos corrientes. Primero comprobamos sus datos técnicos. Muchas veces contienen errores. Les informamos, porque para cada producto de la industria electrónica, el tiempo es muy importante. Un prototipo es muy importante, ya que es la primera presentación de las ideas de cada empresa al mercado. Una vez presentada la idea y verificada, pueden continuar con la producción normal o a gran escala”, explica Savo Stankovic, presidente de Hi-Tech Corporation.

Antes de iniciar la fabricación del prototipo, un departamento lleva a cabo un estudio en profundidad del proyecto, para verificar si es viable o no.

Las láminas de cobre son la base de cada placa de circuito impreso. Los trabajadores cortan y miden con precisión con la ayuda de una máquina de rayos láser. Una vez cortadas, según el diseño, se ponen sobre una capa de resina. A continuación, la resina y el cobre se unen, y luego se perforan simultáneamente para hacer los agujeros por donde insertar las conexiones.

Los estudiantes del departamento de tecnología de la cercana Universidad Cyril y Methodius asisten regularmente a clases en esta empresa para poner en práctica lo que han estudiado. Muchos de ellos son contratados después.

“Hoy en día las tarjetas de circuitos impresos son la parte más importante de la industria electrónica. Actualmente la producción mundial se eleva a 55.000 millones de dólares, pero las agencias prevén que en 2025 se alcanzará el nivel de producción de 300.000 millones de dólares estadounidenses”, dice Stankovic.

Asegura que esto será posible porque las placas de circuito impreso tendrán cada vez una mayor presencia en nuestra vida cotidiana.