Mercados españoles cerrados

Reyal Urbis protagoniza la segunda mayor suspensión de pagos inmobiliaria española

La promotora inmobiliaria Reyal Urbis, propiedad de Rafael Santamaría, presentó la suspensión de pagos después de que no lograra renegociar una deuda de 3.600 millones de euros. Entre sus mayores acreedores están el Banco Santander y el ‘banco malo’ creado con las cajas de ahorro nacionalizadas. Además, Reyal Urbis debe dinero a casi todos los bancos españoles, a Hacienda y a entidades ingesas, alemanas y portuguesas. Su cartera inmobiliaria se eleva a 4.200 millones de euros.

La anterior gran suspensión de pagos en el país se produjo cuando explotó la burbuja inmobiliaria en 2008, con Martinsa Fadesa que tuvo que renegociar una deuda de 7.000 millones de euros.