Mercados españoles abiertos en 4 hrs 39 min

Rex: El hombre biónico

El Museo de Ciencias de Londres expone a hasta el 11 de marzo a Rex, el primer hombre biónico. Un prototipo con órganos artificiales, sangre sintética y extremidades robóticas, que ha costado 640.000 libras, unos 740.000 euros.

Diseñado y creado por un grupo de expertos en robótica, Rex, mide dos metros de altura, y tiene bastante en común con Steve Austin, personaje de la serie de televisión de los años 70, “El hombre que valía millones”.

Con un rostro que le aporta el lado humano, el hombre biónico incorpora algunos de los últimos avances de la tecnología.

El equipo ha sido liderado por el psicólogo social suizo Bertolt Meyer, que nació sin la mano izquierda y nos describe sus funciones favoritas del hombre biónico:

“Una de mis funciones favoritas es la sangre artificial que corre por esos tubos, porque está hecha de nanopartículas capaces de unirse al oxígeno y transportarlo, exactamente como hace la sangre de verdad. Pero no es sangre, son nanopartículas. Me pareció absolutamente de ciencia ficción. Es muy impresionante. Además, el hecho de que están muy cerca de lograr un riñón artificial que realmente podrá reemplazar a un riñón enfermo, sin necesidad de un trasplante. Así que realmente es para quedarse boquiabierto.”

La cara del Rex representa el rostro de Meyer y las retinas artificiales son las mismas que se utilizan para hacer implantes. Este hombre biónico nos hace ver lo cerca que las tecnologías protésicas están de reconstruir el cuerpo humano. A pesar de que el elevado coste hace que muy pocos puedan permitírselo.

Y lejos de Londres, en Dinamarca, Matteo Bovmund es el primer danés a quien se le ha transplantado una de las manos artificiales más sofisticadas del mercado protésico.

Matteo, que perdió su mano debido a una enfermedad hace unos años, tiene una prótesis de mano mioeléctrica controlada por electrodos que se colocan en los músculos que se utilizan al abrir y cerrar la mano.

“Nunca había hecho esto antes”, explica Matteo. “No tenía ninguna ayuda para sujetar el rollo adhesivo y por eso no podía hacerlo solo. Tenía que llamar a alguien para ayudarme. La libertad y autoestima que he logrado con esta mano no tiene precio. Es extraordinario.”

La mano puede mover cada dedo y agarrar de siete maneras diferentes y por ejemplo puede coger una pinza como lo haría una mano normal.

4.11 ITW JANE JEGIND, PRESIDENT FOR ELDERLY AND DISABLED DEVELOPMENT, ODENSE MUNICIPALITY

Jane Jegind, presidenta para el desarrollo de las oportunidades para ancianos y personas minusválidas asegura que : “Así se puede dar calidad de vida a los ciudadanos. Y se evita que haya personas dependientes que requieren ayuda de los servicios sociales. Y esto está tanto en el interés de los ciudadanos, como de la comunidad.”

Esta tecnología le facilita a Matteo muchas nuevas posibilidades… “Salir a cenar o ir a un restaurante con mis amigos me resultaba una situación muy embarazosa. Sentarme y pedirle a mis comensales : ¿puedes cortarme el filete? Era muy incómodo pero lo tenía que hacer.”

Matteo necesita aún aprender a utilizar su nueva mano mioeléctrica que maneja con las señales eléctricas provenientes de los músculos.