Mercados españoles cerrados en 7 hrs 27 min

La portada de 'The economist' enfurece al gobierno francés

¿Será Francia el próximo enfermo de la eurozona? Al menos eso es lo cree la prensa liberal británica, que ha acabado por enfurecer a los nuevos dirigentes socialistas franceses. El semanario ‘The economist’ publica este viernes una provocativa portada con unas barras de pan (baguettes), liadas con una bandera francesa, como si fueran cartuchos de dinamita y el título: ‘Una bomba de relojería en el corazón de Europa”.

El semanario utiliza esta metáfora para denunciar en el texto interior la falta de reformas de la administración francesa y la posibilidad de que el país acabe por hundir a toda la zona de la moneda única.

“Me choca un poco porque no es la imagen que quiero dar de mi país”, se sorprendió una ciudadana en París. “Pero no estoy tan lejos de compartir esta opinión ya que me inquieto por la actual situación económica y no veo en las decisiones que se toman lo que nos permitirá solucionarlo”.

Según la Comisión Europea, el crecimiento en Francia se limitará este año al 0,2 por ciento, mientras que el paro no bajará del diez por ciento. Además, el déficit público debe alcanzar el noventa por ciento del Producto Interior Bruto. Estas cifras, que no está previsto que mejoren en 2013, alarman en algunas capitales europeas empezando por el propio gobierno alemán.

En su artículo, ‘The economist’ incluso considera que España, Italia, Portugal y Grecia están tomando decisiones más valientes que Francia. Su presidente, François Hollande, cumplió esta semana sus primeros seis meses de mandato y afirmó que quería acometer estas reformas a su propio ritmo y ser juzgado en 2017. Para reducir el déficit, dos terceras partes se basan en el aumento de impuestos y una tercera parte en recortes en los gastos públicos. Insuficientes para los economistas liberales.