Mercados españoles cerrados
  • S&P 500

    4.655,27
    +60,65 (+1,32%)
     
  • Nasdaq

    15.782,83
    +291,18 (+1,88%)
     
  • NIKKEI 225

    28.283,92
    -467,70 (-1,63%)
     
  • Dólar/Euro

    1,1293
    -0,0027 (-0,24%)
     
  • Petróleo Brent

    73,16
    +0,44 (+0,61%)
     
  • BTC-EUR

    51.599,18
    +1.714,19 (+3,44%)
     
  • CMC Crypto 200

    1.461,03
    +32,10 (+2,25%)
     
  • Oro

    1.786,50
    -1,60 (-0,09%)
     
  • HANG SENG

    23.852,24
    -228,28 (-0,95%)
     
  • Petróleo WTI

    69,87
    +1,72 (+2,52%)
     
  • EUR/GBP

    0,8480
    -0,0008 (-0,09%)
     
  • Plata

    22,93
    -0,20 (-0,86%)
     
  • IBEX 35

    8.455,20
    +52,50 (+0,62%)
     
  • FTSE 100

    7.109,95
    +65,92 (+0,94%)
     

Deja en evidencia toda la comida que desperdicia un supermercado

Anna Sacks es una joven activista de Nueva York que inició una cruzada hace tres años contra las cadenas comerciales que tiran la mercancía que no venden. Desde 2018 rebusca entre la basura de supermercados, restaurantes o centros comerciales y muestra a través de las redes sociales la cantidad de alimentos y productos que desechan compañías como ‘Dunkin Donuts’, ‘Starbucks’, ‘Party City’, ‘Juice Press’ o ‘Petco’, entre otras.

Sacks ha encontrado todo tipo de artículos y género en perfecto estado como comida envasada no caducada, suministros médicos, ropa o muebles. Su objetivo no es otro que conseguir que todos estos comercios donen el excedente que desperdician a las personas más necesitadas e, incluso, a sus trabajadores, que muchas veces se ven obligados a destruir este material.

Su vídeo más reciente supera los 2,5 millones de visualizaciones en TikTok y muestra varias bolsas de basura frente a las puertas de un supermercado llenas de snacks perfectamente consumibles como M&M, snickers, Twix o cajas enteras de bombones Lindt.

Pero no solo hay comida entre las bolsas de desperdicios en las que ha rebuscado la chica durante los últimos tres años, sino que también hay cremas, ropa, estuches, lápices, libros, y hasta artículos de marca como fundas de gafas de sol Yves Saint Laurent. Las cuentas de Instagram y de TikTok de la joven están repletas de imágenes de productos todavía aprovechables que acaban en la basura de estas compañías.

Entre sus hallazgos más sonados se encuentran un bolígrafo que alcanzó un precio de 200 dólares en eBay y que donó a una residencia de ancianos, un contenedor lleno de gafas de sol de moda y otro repleto de juguetes Lego.

Anna Sacks ha explicado recientemente que no abandonará sus paseos nocturnos por las calles de Nueva York para seguir luchando contra esta realidad y conseguir que las grandes cadenas comerciales donen los productos que no venden en lugar de tirarlos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente