Mercados españoles abiertos en 1 hr 8 mins

Con el cerebro conectado a Internet

La novena edición de la conferencia LeWeb se ha celebrado en París estos días. Es uno de los eventos más importante de la industria de Internet y ha reunido a unos 3.500 profesionales del sector.

El tema de este año es “Internet y las cosas”: una confluencia entre el mundo físico y el virtual. Jean Ferré, experto francés de la empresa Microsoft augura para el año 2020 miles de objetos conectados a la red.

“Creo que la tendencia es ir hacia una profusión de objetos que tienen una pulga, es decir, un sistema operacional en el que podemos encontrar aplicaciones. Hoy día tenemos 10 elevado a la vigésimo octava potencia de octetos de datos que se han producido en 2011, casi el número de estrellas del universo. Se trata de una gran cantidad de inteligencia que puede utilizarse en aplicaciones, tabletas, PC’s, teléfonos móviles, televisores y otros objetos con funciones específicas como unas gafas, un anillo, un reloj, qué se yo…”

“Quizá alguno de ustedes pueda leer mis pensamientos. De hecho este aparato pone mi cerebro en relación con Internet.”

Entre los objetos más sorprendentes que se han presentado en esta feria está esta cinta que se llama Muse. Se trata de un electroencefalograma portátil y ultraligero, que detecta la actividad neuronal del usuario en tiempo real.

Cuando el estado mental cambia de la concentración a la relajación, los algoritmos de Muse detectan cambios sutiles en el cerebro.

¿Qué aplicaciones tiene esta tecnología?

“El mejor uso de esta tecnología es entenderse mejor a si mismo”, responde Ariel Garten de la Empresa InteraXon. “Sirve para mejorar la capacidad cerebral, para estudiar y trabajar con más concentración.”

Y aquí vemos cómo se jugará al ping pong en el futuro, sin raquetas, ni mesa, ni red, sino moviendo la cabeza delante de una pantalla.