Mercados españoles cerrados
  • S&P 500

    3.936,97
    -65,90 (-1,65%)
     
  • Nasdaq

    11.669,96
    -190,15 (-1,60%)
     
  • NIKKEI 225

    27.466,61
    +520,94 (+1,93%)
     
  • Dólar/Euro

    1,0860
    +0,0088 (+0,81%)
     
  • Petróleo Brent

    75,76
    +0,44 (+0,58%)
     
  • Bitcoin EUR

    25.175,03
    -650,09 (-2,52%)
     
  • CMC Crypto 200

    595,60
    -20,35 (-3,30%)
     
  • Oro

    1.973,40
    +32,30 (+1,66%)
     
  • HANG SENG

    19.591,43
    +332,67 (+1,73%)
     
  • Petróleo WTI

    69,92
    +0,25 (+0,36%)
     
  • EUR/GBP

    0,8849
    +0,0037 (+0,42%)
     
  • Plata

    23,11
    +0,69 (+3,08%)
     
  • IBEX 35

    9.009,30
    -40,10 (-0,44%)
     
  • FTSE 100

    7.566,84
    +30,62 (+0,41%)
     

Los cierres del inicio de la pandemia provocaron un retraso escolar de un trimestre

Uno de los estudios más completos hasta la fecha cifra en un 35% el retraso educativo en los niños y jóvenes que sufrieron los cierres de las escuelas al inicio de la pandemia por Covid-19. Además, concluye que este socavón se mantiene en el tiempo hasta hoy en día. Lo comentamos con el doctor Óscar Franco.

Más de 1.600 millones de niños y jóvenes alrededor del mundo se quedaron sin clases presenciales durante semanas o meses en 2020. El Covid-19 obligó a tomar medidas drásticas para mitigar una catástrofe sanitaria y el efecto de las cuarentenas todavía se siente hoy en día.

Un estudio publicado en 'Nature Human Behaviour' pone cifras a una de estas consecuencias: los alumnos que vivieron el cierre de las escuelas sufren un retraso escolar del 35%, es decir, del equivalente a un trimestre del curso escolar. Es un agregado de decenas de otros estudios que reúne datos de 15 países distintos, tres de ellos en Latinoamérica (Brasil, Colombia y México) y que concluye que esta diferencia se mantiene hasta la actualidad.

A pesar de que hay menos evidencia de los efectos de los cierres escolares en los países de ingresos bajos, el estudio también muestra una tendencia clara: la brecha educativa se hizo más amplia en estudiantes de entornos empobrecidos, con menos acceso a tecnología, internet y con un ambiente menos amigable para el estudio.