Mercados españoles abiertos en 6 hrs 45 min
  • S&P 500

    4.060,43
    +44,21 (+1,10%)
     
  • Nasdaq

    11.512,41
    +199,06 (+1,76%)
     
  • NIKKEI 225

    27.388,96
    +26,21 (+0,10%)
     
  • Dólar/Euro

    1,0902
    +0,0009 (+0,09%)
     
  • Petróleo Brent

    87,70
    +0,23 (+0,26%)
     
  • BTC-EUR

    21.070,82
    -386,87 (-1,80%)
     
  • CMC Crypto 200

    521,31
    -5,87 (-1,11%)
     
  • Oro

    1.932,70
    +2,70 (+0,14%)
     
  • HANG SENG

    22.566,78
    +522,13 (+2,37%)
     
  • Petróleo WTI

    81,22
    +0,21 (+0,26%)
     
  • EUR/GBP

    0,8782
    +0,0006 (+0,07%)
     
  • Plata

    24,07
    +0,05 (+0,19%)
     
  • IBEX 35

    9.035,60
    +78,10 (+0,87%)
     
  • FTSE 100

    7.761,11
    +16,24 (+0,21%)
     

‘White Blush’, el colorete que arrasa en las redes para tener buena cara

chica con rostro iluminado
‘White Blush’, el colorete que arrasa en las redesMatteo Valle/launchmetrics.com/spotlight

El colorete es ese cosmético que puede dejarte buena cara o todo lo contrario. Todo depende del color que elijas y de cómo lo apliques en las mejillas. De hecho, aunque no sea el producto preferido de la mayoría de las mujeres, es, sin duda, la clave para conseguir un maquillaje perfecto. Tanto es así que a lo largo del tiempo se han sucedido distintas modalidades de colorete, desde el complejo ‘contouring’, pasando por el ‘strobing’, hasta la última novedad que se ha hecho viral en TitkTok, el ‘white blush’.

Y es que el colorete no sólo es capaz de aportar un color de buena cara con un simple toque ligeramente sonrosado en las mejillas o mediante la nueva técnica del ‘white blush’, sino que también puede potenciar los pómulos o afinar los rostros muy redondeados y sin ángulos. Eso sí, hay que tener ciertas nociones de los colores que mejor van según el tono de piel y también conocer la técnica de aplicación.

Si buscas un colorete convencional, alejado de la tendencia que arrasa ahora en TikTok, la ‘white blush’, desde la firma de cosmética Maminat, nos hacen estas recomendaciones: “Las pieles claras deben elegir tonos rosas; las pieles de un tono medio pueden optar por el rosa o un tono más melocotón. Por último, a las más oscuras les favorecen los tonos tierra. En cuanto a forma de aplicación los rostros ovalados son los que forman el canon de belleza ideal, por lo que en este caso el colorete debe centrarse en la mejilla y difuminarse suavemente hacia los contornos. Por el contrario, las caras cuadradas necesitan que el colorete les endulce las facciones, así que la parte alta del pómulo es la idónea para ellas. En el caso de los rostros redondeados, hay que realizar un movimiento ascendente, por lo que el colorete se debe aplicar siempre desde debajo del hueso del pómulo hacia la sien. Los rostros alargados necesitan el efecto contrario, redondear ligeramente el rostro, y para ello tenemos que aplicar el colorete siempre en horizontal desde las aletas de la nariz hacia las orejas”.

Bien, esto por lo que toca al colorete más tradicional, pero el ‘white blush’ es otra cosa. Como señala la maquilladora Cristina Lobato, “aplicar rubor a las mejillas es uno de los pasos más complejos en la rutina ‘make up’, ya que requiere de otros productos para conseguir un buen acabado de efecto ‘lifting¸ y de buena cara. El colorete ya no es aquella intención de aportar sólo un toque de color al rostro para dar un aspecto saludable. Ahora va mucho más allá y lo utilizamos para crear dimensión en el pómulo”.

Y para conseguir realzar ese pómulo, el ‘white blush’, que tan de moda está en las redes ahora mismo, se ha revelado como una magnífica técnica. “Si quieres crear un buen efecto ‘white blush’ con el objetivo de perfilar el rostro y resaltar las facciones, es preciso que cuentes con dos productos esenciales: un iluminador blanco para dar volumen y un colorete rosado o melocotón para aportar color”.

Esta técnica, según señalan las expertas de Sephora, está inspirada en la belleza japonesa, y tiene como objetivo iluminar y dar brillo a los pómulos: “¡Ojo!, porque los hará parecer más grandes, que no más rellenos”, puntualizan. Para ello, remarcan que es preciso preparar la piel previamente.

Así se hace

La maquilladora Cristina Lobato nos guía para no meter la pata a la hora de hacerse el ‘white blush’. “Una vez maquillado el rostro con la base de maquillaje, aplicamos el colorete en la parte inicial del pómulo, no demasiado próximo a la nariz. Si queremos una piel luminosa y jugosa, apostaremos por colores que tengan color y luminosidad”. Esta experta recomienda aplicar el colorete de forma muy sutil, como acariciando la brocha sobre la piel, para que quede un aspecto de rubor supernatural. “Utiliza siempre tonos que se adapten muy bien al subtono de tu piel. Así, en las pieles frías van bien los rosados o melocotón, mientras que en las cálidas, encajan los marrones ligeramente anaranjados o corales. A continuación aplicamos un iluminador en crema por toda la zona alta del pómulo hasta llegar a la sien. El formato líquido o en crema es mejor que la opción en polvo, ya que se funde mejor con la piel y queda muy natural. Si te es difícil encontrar iluminador blanco lo puedes sustituir por una sombra de ojos blanca en crema. El colorete blanco no sólo te aportará luz, también te aportará volumen”.

Si te estás preguntando por qué pasarse al blanco y complicarse la vida ahora que habías aprendido a usar un iluminador, Lobato nos da la explicación: “La diferencia con el iluminador al uso es que el blanco consigue un resultado de mayor contraste y, en consecuencia, mayor volumen”.

Ahora bien, hay que tomarse su tiempo para hacerlo bien, pues como apunta la maquilladora, “un error frecuente es aplicar directamente el colorete o sombra blanca sin haber aportado algo de color previamente”. Desde Sephora insisten también en difuminar bien, porque el resultado debe ser ‘angelcore’ o, lo que es lo mismo, delicado y angelical”. De todas maneras, para gustos, los colores. Cristina Lobato señala que esta técnica no le parece especialmente favorecedora. “Creo más en el efecto del iluminador convencional, que es más natural y tiene mayor equilibrio. Además, ese contraste puede jugarnos malas pasadas si nos hacen fotografías con flash”, advierte.