Mercados españoles cerrados

Volkswagen no es solo una marca de automóviles: también vende salchichas

Un empleado en la planta de fabricación de salchichas del gigante alemán Volkswagen, en la sede de Wolfsburg. La salchicha se fabrica en la empresa desde 1973 y se distribuyen a fábricas de todo el mundo, además de a minoristas locales del sector de la alimentación. Foto: JOHN MACDOUGALL / AFP / Getty Images.

Pocas personas saben que una de las marcas más populares del mundo automotor no solo se concentra en fabricar autos que todos conocemos, sino que destina recursos e invierte tiempo y energías en la producción y comercialización de salchichas.

Según el diario mexicano Excelsior, mientras en 2015 Volkswagen (VOW) logró vender 5,8 millones de unidades de vehículos —una cifra escueta en comparación con periodos anteriores—, la empresa llegó a vender nada menos que 7,2 millones de salchichas, logrando unas cifras récord para la compañía.

Como muchos sabemos, las salchichas forman parte, junto a la cerveza, del panorama culinario e histórico de Alemania.

Lo más interesante es que este segmento le aporta a la automotriz alemana beneficios millonarios.

Esta curiosa combinación de intereses y perfiles dentro de una misma compañía comenzó cuando en 1973 la marca adquirió una granja para criar cerdos en las cercanías de Wolfsburgo.

Desde entonces la directiva del gigante del automóvil decidió, por qué no, lanzarse a la producción de las ya célebres currywurst, una salchicha que se hace acompañar por una notable dosis de curry y que tiene mucho éxito entre los mismos trabajadores de las plantas de fabricación de piezas y de ensamblaje.

Un recipiente de salsa ketchup o Gewürzketchup de Volkswagen. Foto: JOHN MACDOUGALL / AFP / Getty Images.

Es en el mismo Wolfsburgo que la división Original Volkswagen Part produce este tipo de comida que es líder en las cantinas alemanas, con 17 años a la cabeza del sector.

Las salchichas de Volkswagen son producidas en dos formatos diferentes: una de 12,5 centímetros y otra mucho más grande, de 25 cm. Ambas pueden ser acompañadas por la salsa Gewürzketchup, que también es elaborada por la marca.

Por ello no debería extrañarnos que, en ciertos concesionarios alemanes, Volkswagen premie a los compradores de sus autos con un paquete especial que incluye cinco salchichas y una botella de ketchup.

Otras compañías que producen más que autos

Sin embargo, la VW no es la única compañía automotriz que se ha fijado en otros sectores de la producción y la comercialización.

La firma francesa Peugeot (UG) comenzó a inicios del siglo XIX la producción de bicicletas y de pequeños molinos para café y pimienta algo que a estas alturas no ha querido abandonar. De hecho, su producción de utensilios de cocina, fabricados en la localidad francesa de Quingey, genera exportaciones a 80 países. Y la marca está muy contenta con ello.

Algo semejante ocurre con la surcoreana Hyundai. Esta compañía nació en 1937 dedicada a la fabricación de puentes. En 1967 daba inicio su andadura en la producción automotriz pero sus directivos nunca han abandonado el trabajo en la edificación de astilleros, en la construcción naval y en el mundo de la electrónica.

Además de los vehículos, la marca produce en la actualidad yates personalizados y supertanqueros, locomotoras diésel y eléctricas, vagones de carga y vagones de pasajeros para ferrocarriles, así como a equipos de perforación mar adentro utilizados por la industria petrolera. El conglomerado también fabrica artículos de consumo como pianos, cemento y productos electrónicos.

Por su parte, Chrysler ha mantenido desde hace casi un siglo la construcción de veleros, barcos de pesca y lanchas rápidas, cuyos motores también salen de sus naves de producción.