Mercados españoles abiertos en 1 hr 14 mins

Vivir sin trabajar a partir de los 40: ¿se puede conseguir o es un mito?

·4 min de lectura

Jubilarse a una edad temprana es el sueño de muchos. Seguro que en algún momento comprando lotería has dejado volar tu imaginación pensando en cómo sería tu vida sin tener que trabajar 8 horas diarias. Pero ¿es posible jubilarse a los 40 sin este golpe de suerte? La respuesta es sí, pero no es una tarea nada fácil y que requiere numerosos sacrificios y una planificación financiera respetada al milímetro.

En esta planificación entran en juego principios básicos que no puedes perder de vista: 

  • recortar gastos al máximo 

  • conseguir ingresos extraordinarios

  • automatizar el ahorrar

  • invertir tu dinero

Es decir, si te quieres retirar a los 40 años o dejar de trabajar joven para empezar a vivir de las rentas, vas a tener que hacer ciertos cambios en tus hábitos de consumo y en lo que haces con tu dinero.

Man and woman hand consider on calculator expenses of family budget aganist home background. Lending purchase rental housing mortgage concept
Una jubilación temprana es posible, pero requiere de numerosos sacrificios y una planificación financiera respetada al milímetro. Getty Creative.

¿Cuánto dinero es necesario para hacerlo?

Jubilarse joven implica estar unos cuantos años sin cobrar pensión, pues en España hasta los 65 años no se tiene derecho a recibir esta retribución. Además, para poder acceder a ella es necesario haber cotizado en la Seguridad Social un mínimo de años y además, haber cotizado los dos años anteriores a la jubilación.

Teniendo en cuenta esto, la cifra de dinero que se necesita para poder jubilarse joven alcanza los 15.000 euros de ingresos generados a través de la inversión o 300.000 en el caso de generar esa cantidad a través de rentas. Estas cantidades se extraen teniendo en cuenta el gasto medio por persona que cifra el INE, que se sitúa sobre los 12.160 euros anuales. Alcanzar estas cifras de dinero puede parecer complejo, pero no imposible. Todo ello dependerá de los hábitos que adoptemos.

Ahorrar

Adoptar el hábito del ahorro será el primero de los requisitos si queremos alcanzar este objetivo. En este caso, el tiempo es uno de los mejores aliados. Empezar pronto a ahorrar permitirá que el interés compuesto juegue a nuestro favor. Para que entiendas en qué consiste el interés compuesto, imagínate que empiezas a ahorrar a los 20 años y dejas de hacerlo 20 años más tarde. Tendrás más dinero a los 65, que otra persona que empiece a los 35 y siga haciéndolo hasta el momento de su jubilación.

No obstante, ahorrar 300.000 euros hasta los 40 años puede parecer una tarea prácticamente imposible si se parte de cero. Por ejemplo, cobrando el salario mínimo va a ser muy complicado conseguirlo, a no ser que pasemos toda la vida en casa de los padres o que apenas hagamos gasto en absolutamente nada. Además, los españoles están muy verdes en materia de ahorro, según el Banco de España, el ahorro medio en nuestro país es inferior al 6%.

Invertir

Aquí llega el aspecto clave para poder conseguir que la jubilación temprana se convierta en una realidad. Invertir es el pilar fundamental, a largo plazo no es lo mismo obtener un 2%, un 4% o un 6% por tus ahorros. Ahorrar está bien pero no servirá de nada si no ampliamos la capacidad de ahorrar al máximo posible con la inversión.

 Para invertir debes tener en cuenta que la fiscalidad juega un papel importante. Debes conocer cuáles son los mejores fondos de inversión o planes de pensiones, es decir, analizar las comisiones que cobran por todos ellos y después elegir el que más te convenga. En este escenario aparece un obstáculo añadido, el riesgo que siempre está relacionado con la rentabilidad. Es posible que pases por periodos en los que estés perdiendo parte de tu dinero y en otros donde estés recuperando estás pérdidas enormemente.

Las dos opciones más comunes de inversión pasan por comprar un piso para alquilar o comprar acciones de empresas que durante mucho tiempo hayan repartido dividendos. En el caso del ladrillo, es cierto que acaba siendo realmente rentable si elegimos adecuadamente el lugar, pero requiere de un desembolso inicial que no todo el mundo puede permitirse. Las acciones permiten ganar dividendos que al principio son cantidades mínimas pero que si se invierte de forma recurrente algún día pueden llegar a ser equivalentes a un sueldo.

A pesar de que las cifras puedan dar vértigo, si empezamos a combinar el ahorro con la inversión no son tan difíciles de alcanzar. Si quieres empezar a hacerlo no te olvides tampoco de la inflación, el pago de impuestos y las comisiones, teniendo todo esto bajo control es posible que alcances el objetivo de no depender más del mercado laboral a partir de los 40 años.

Laotracaradelamoneda

IDNET Noticias

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente