Mercados españoles cerrados en 1 hr 31 mins

Los videojuegos, preámbulo de la ludopatía en adolescentes

La ludopatía es una patología que consiste en la alteración progresiva del comportamiento por la que el individuo experimenta una necesidad incontrolable de jugar, por encima de cualquier consecuencia negativa. Aunque es una enfermedad con siglos de historia, se ha convertido en pandemia en nuestros días. Tanto en adultos, como en menores.

El juego de azar y las apuestas están prohibidos para los menores de edad, pero en la práctica, niños y adolescentes juegan. Un estudio de la OCU revela que, pese al mayor control actual de casas de apuestas, en ocasiones entran en locales de juego y muchas veces tienen acceso online a páginas de apuestas. Tanto es así, que el número de jóvenes adictos al juego en tratamiento se ha cuadruplicado en pocos años, pasando del 3,8% al 16%.

Artículos relacionados:

Niña sentada jugando a videojuegos. Foto: Getty

El 6% de los alumnos de ESO ha apostado alguna vez. Supone un importante factor de riesgo: una encuesta realizada en 2015 por la Dirección General de Ordenación del Juego, un organismo encargado del control del juego online, concluyó que el 44 % de las personas que se iniciaron en el juego con menos de 18 años desarrollaron juego patológico.

Por si fuera poco el riesgo para niños y adolescentes que ya supone la expansión de casas de apuestas físicas y online, ha aparecido un nuevo ‘enemigo’: los videojuegos.

Los videojuegos online ‘freemium’, que funcionan con monedas virtuales canjeadas con dinero real, se han convertido en el prólogo de la adicción futura. Así lo denuncia el Colegio de Médicos de Madrid, para concienciar sobre el juego patológico en menores y jóvenes. El truco más básico es que por poco dinero real te dan muchas monedas virtuales con las que ampliar capacidades interactivas.

También puede ocurrir que sean juegos que están ‘formando’ a futuros apostadores adultos, como ruletas gratuitas o partidas de póker sin dinero real. Muchos de los niños y adolescentes que participan en estas partidas jugarán asiduamente de mayores y algunos serán adictos.

Los videojuegos se sitúan ya como tercera opción para jugar online con dinero en nuestro país. Un 15,9% lo hace a través de esta vía, mientras que un 17,2% opta juegos de cartas y la amplia mayoría que realiza apuestas deportivas.

Además, pese a ser tercera opción en el ranking, los videojuegos alcanzan el segundo puesto entre los usuarios que desarrollan juego problemático: un 22,9% de quienes los han utilizado en los últimos 12 meses, según el último Informe sobre Adicciones comportamentales del Ministerio de Sanidad.  Vemos que hay una relación directa entre el formato en el que se apuesta y el porcentaje de adictos que conlleva.

Por supuesto, no se trata de criminalizar los videojuegos. La flecha crítica sólo apunta a una parte de sus contenidos y la forma en que se juega. Cambiar la filosofía de juegos y no incluir ‘premios’ gracias a haber apostado virtualmente en los juegos, debe ser una de las primeras medidas. Asimismo, limitar totalmente el acceso a juegos que posibiliten apostar real o irrealmente mediante estricto control se torna fundamental.

Vivimos tiempos en los que urge tomar medidas para proteger a los menores. Cuidarlos a ellos es cuidar a los adultos.

Laotracaradelamoneda

IDNET Noticias