Mercados españoles cerrados

La verdadera intención del CEO de Twitter al donar 1.000 millones de dólares a la lucha contra el coronavirus

Jack Dorsey, CEO de Twitter (TWTR), está copando los titulares de medio planeta gracias al anuncio de que va a donar 1.000 millones de dólares a la lucha contra el coronavirus. Tan generosa ofrenda representa el 28% de toda su riqueza. Por supuesto, todos los artículos son elogiosos con él y con su enorme detalle. Pero no es oro todo lo que reluce.

Jack Dorsey anunció ayer en una serie de tuits que va a donar 1.000 millones en su patrimonio de Square, la otra empresa que ha fundado, para crear un fondo dedicado al alivio de los males provocados por el COVID-19. El CEO de Twitter y Square está llamando al fondo Start Small y publicando un recuento de desembolsos y destinatarios en una hoja de cálculo pública.

Jack Dorsey (Photo by David Becker/Getty Images)

La primera contribución de Start Small en la lista es de 100.000 dólares para el Fondo de Alimentos de Estados Unidos, un esfuerzo liderado por Leonardo DiCaprio y Laurene Powell Jobs dedicado a proporcionar comidas a poblaciones vulnerables afectadas por la pandemia de COVID-19. Otros patrocinadores principales del Fondo de Alimentos de Estados Unidos incluyen Oprah Winfrey (1 millón de dólaeres) y Apple (5 millones de dólares), según la página GoFundMe de la organización.

Pero, ¿no suena extraño que la primera donación de un fondo de 1.000 millones de dólares sea de tan solo 100.000 dólares? ¿A qué se debe esta donación de tan solo el 0,0001% del total del fondo a una crisis que está ahora mismo viviendo su peor momento? ¿No sería más lógico pagar por millones de trajes protectores para sanitarios, pruebas para identificar el virus o directamente, pagar el tratamiento a ciudadanos estadounidenses pobres? ¿Qué está pasando aquí?

Todo apunta a que detrás del enorme gesto solidario de Jack Dorsey tan solo hay un interés algo más terrenal: puede que sea la búsqueda de deducciones fiscales o la inversión en empresas que, sin duda, van a crecer como la espuma gracias a la lucha contra el coronavirus.

Los titulares dirán "Jack Dorsey dona $ 1 mil millones" y quiero que todos sepan que eso no es lo que está haciendo. Está poniendo $ 1 mil millones en una compañía que será parte de la privatización de los servicios que el gobierno debería proporcionar. Será como la fundación Gates.

Ese es el camino que han emprendido multimillonaros como Bill Gates. El fundador de Microsoft maravilló al mundo en los años 90 cuando aseguró que iba a donar gran parte de su patrimonio a obras benéficas el día que se jubilara.

Cuando llegó ese día, cumplió su promesa, pero a medias. Lo hizo a través de su propia fundación, que no solo da dinero para buenas causas, sino que también invierte en empresas farmacéuticas o subvenciona investigaciones médicas para luego hacerse con las patentes que salgan de ellas. Es decir, más que una fundación es un instrumento de inversión que por tener supuestos fines benéficos no paga tantos impuestos como una empresa normal.

Por eso mismo Bill Gates sigue siendo uno de los hombres más ricos del planeta, aunque haya 'donado' su dinero y por eso mismo Jack Dorsey no perderá ni un solo dólar de su inmensa fortuna, ha pesar de lo que quiera hacernos creer.

Más historias que te pueden interesar:

Intentan hacer negocio con la imagen más famosa del coronavirus

La saturación de Internet por culpa del coronavirus: ¿está en riesgo el acceso a Netflix o YouTube?

Así serían los logos de las grandes marcas bajo las normas impuestas para evitar la expansión del coronavirus

Cómo desinfectar la pantalla del móvil de forma correcta

Los robots nos roban los trabajos, pero, ¿por qué no nos salvan del coronavirus?

Teletrabajo y coronavirus: algunas empresas controlan a los empleados con fotografías cada cinco minutos y videovigilancia