Mercados españoles abiertos en 2 hrs 25 min

Verdad o mito: ¿los mayores de 65 años pagan menos impuestos al vender un piso?

¿Los mayores de 65 años pagan menos impuestos al vender una casa?

A los 65 años, generalmente, llega la tan ansiada jubilación. Es una edad en la que muchos gozan de la recompensa de toda una vida de trabajo y pueden dedicarse a otras cosas. Además, también se comienza a disfrutar de ciertas reducciones y descuentos y, a nivel fiscal, se puede recibir cierto trato distintivo de Hacienda. Pero ¿es cierto que los sexagenarios pagan menos impuestos a la hora de vender una casa? ¿Qué otras condiciones, además de la edad, se tienen que cumplir para percibir estos beneficios? Lo explicamos a continuación.

Los mayores de 65 años se pueden librar de pagar el IRPF por la venta

Una de las mayores ventajas fiscales que tiene vender una casa a los 65 años es que, si vendemos nuestra vivienda habitual, podemos librarnos de tener que pagar el IRPF por la ganancia obtenida con la venta. La mayoría de los contribuyentes tiene que reinvertir el dinero de la operación en la compra de una nueva casa para poder disfrutar de esta exención, pero ellos no. 

Artículos relacionados:

Los que tienen más de 65 años no tienen que cumplir ningún tipo de condición si venden su vivienda habitual. Es decir, podemos gastar o invertir el dinero de la venta en lo que queramos sin  perder el beneficio. Eso sí, es necesario que, aunque por el nivel de ingresos no tengamos que presentar la renta, declaremos en el IRPF que pretendemos acogernos a la exención.

Si la vivienda es una segunda residencia, la exención tiene condiciones

Ahora bien, la cosa cambia si la vivienda que vendemos es una segunda residencia. En este caso, tendremos que asumir este gasto por vender el piso como cualquier otro contribuyente. La única forma de que podamos disfrutar de la exención es que utilicemos el dinero de la ganancia para contratar una renta vitalicia con un banco o una aseguradora. 

Esta reinversión debe realizarse en un plazo de seis meses, a contar desde la fecha de la compraventa, y el monto máximo que dará derecho a la aplicación de la exención es de 240.000 euros. En el caso de que el importe reinvertido sea inferior a la ganancia obtenida, sólo quedará libre de tributo la cantidad que corresponda a la renta vitalicia. Además, esta deberá tener una periodicidad inferior o igual a un año y deberá empezar a percibirse en el plazo de doce meses desde su contratación.

La plusvalía municipal: el impuesto que no conoce de edad

La plusvalía municipal es el otro impuesto que debemos asumir por vender un piso. Este es de competencia municipal y, aunque la cantidad a pagar puede variar de un ayuntamiento a otro, hay algo que es extensible a todos: los mayores de 65 años también tienen que pagarlo. Sin excepciones.

La única forma de que nos podamos librar de este impuesto es que hayamos vendido el piso por mucho menos dinero del que lo compramos. Según una sentencia emitida por el Tribunal Constitucional, avalada por el Supremo, la plusvalía municipal se paga solo si ha habido una ganancia con la operación

No obstante, hay una polémica que gira en torno a este impuesto, debido a que el cálculo de la plusvalía toma como base el valor catastral del suelo y no el precio de compraventa. Dado esto y a falta de una regulación especial en la materia, los ayuntamientos lo siguen cobrando. En este sentido, es aconsejable pagarlo y si aplica, proceder luego a la reclamación.


En definitiva, los mayores de 65 años pueden quedar libres de pagar el IRPF por la venta sin tener que reinvertir el dinero, por lo que disfrutan de mayores beneficios fiscales que los demás contribuyentes a la hora de vender un piso. Eso sí, la vivienda tiene que ser la habitual, de lo contrario, comienzan las condiciones. Además, están obligados, al igual que el resto, a pagar la plusvalía municipal.