Mercados españoles abiertos en 5 hrs 7 min
  • S&P 500

    3.390,68
    -10,29 (-0,30%)
     
  • Nasdaq

    11.431,35
    +72,41 (+0,64%)
     
  • NIKKEI 225

    23.410,76
    -75,04 (-0,32%)
     
  • Dólar/Euro

    1,1783
    -0,0007 (-0,06%)
     
  • Petróleo Brent

    40,45
    -0,75 (-1,82%)
     
  • BTC-EUR

    11.747,72
    +73,25 (+0,63%)
     
  • CMC Crypto 200

    273,19
    +11,90 (+4,55%)
     
  • Oro

    1.908,40
    -3,50 (-0,18%)
     
  • HANG SENG

    24.625,10
    -162,09 (-0,65%)
     
  • Petróleo WTI

    38,68
    -0,89 (-2,25%)
     
  • EUR/GBP

    0,9036
    -0,0001 (-0,01%)
     
  • Plata

    24,44
    -0,13 (-0,53%)
     
  • IBEX 35

    6.651,30
    -145,60 (-2,14%)
     
  • FTSE 100

    5.728,99
    -63,02 (-1,09%)
     

Vender un piso: ¿puedo desgravar la comisión de la inmobiliaria en el IRPF?

·4 min de lectura
La venta de una vivienda es una operación sujeta a tributo.
La venta de una vivienda tributa en el IRPF si hay una ganancia patrimonial. Foto: Pixabay

La venta de una vivienda es una transacción que, generalmente, nos genera un beneficio económico y, por tanto, está sujeta al pago de impuestos. Es decir, si con la venta hemos sacado una ganancia, tenemos que pagar por ella en la renta del año fiscal que corresponda. Para saber si la hemos obtenido, deberemos hacer un cálculo en el que se toman en cuenta los valores de compra y de venta de nuestra casa. La buena noticia es que existen algunos gastos como, por ejemplo, la plusvalía municipal que podemos incluir en el cómputo y que nos pueden aminorar la factura fiscal. Pero ¿qué pasa con la comisión de la inmobiliaria? No es secreto para nadie que este es uno de los costes más representativos en la venta de una propiedad ¿Podemos deducirlo en el IRPF? A continuación, damos la respuesta.

La comisión inmobiliaria se puede restar al valor de venta de la casa

Como hemos mencionado, para calcular la ganancia patrimonial en la venta de un piso, deberemos tomar como base los valores de venta y de compra del inmueble. Y, a cada uno de estos precios, sumarle o restarle conceptos según corresponda.

Artículos relacionados:

Al valor de adquisición (compra) le podemos sumar todos los gastos en los que incurrimos para afrontar la operación en su momento como, por ejemplo, el ITP, el IAJD y el gasto de la notaría. A su vez, podemos añadirle los costes de reformas considerables que hayamos realizado en el inmueble mientras lo tuvimos en propiedad.

Al valor de transmisión (venta), por su parte, le podemos restar todos los gastos y tributos que tuvimos que pagar para vender el piso y la comisión inmobiliaria, junto a la plusvalía, son dos de los costes deducibles. De esta manera, al poder añadir conceptos que incrementen el precio de compra y reduzcan el de venta, podemos aminorar la cuota tributaria a pagar en el IRPF por la venta de la casa.

Pero ¿por qué? Esto se debe a que la ganancia a la que debemos aplicar el porcentaje de tributo estipulado por Hacienda no es más que la diferencia entre los valores finales de transmisión y de adquisición que hemos calculado.

Justificar los conceptos es clave para que Hacienda no nos reclame

La Agencia Tributaria estipula de forma detallada la manera de realizar el cálculo de la ganancia patrimonial. No obstante, en algunos casos, puede no ser tan sencillo como parece. Esto se debe a que algunos de los conceptos que podemos deducir deben estar plenamente justificados o cumplir con ciertos requisitos que, en ocasiones, no resultan del todo claros para los contribuyentes.

Por ejemplo, las reformas que se pueden sumar al valor de adquisición, tal como indica Hacienda, deben ser sustanciales y estar dirigidas a la ampliación o mejora de la capacidad o habitabilidad del inmueble o, bien, que contribuyan a alargar su vida útil. Esta definición no siempre resulta del todo entendible ¿Es deducible la reforma de un baño o de una cocina? ¿La renovación tiene que ser integral para poder ser desgravable?

No hay una respuesta sencilla para estas cuestiones. En este sentido, es aconsejable que nos tomemos muy en serio el cálculo de nuestra ganancia patrimonial y que, si tenemos dudas, busquemos la ayuda de un profesional para realizar el cómputo. De lo contrario, podríamos equivocarnos al incluir conceptos que no corresponden. En ese caso, Hacienda nos puede reclamar y es probable que tengamos que desembolsar más dinero en el pago de este impuesto.

La inmobiliaria nos puede asesorar para no cometer errores

La mayoría de las inmobiliarias nos pueden brindar asesoramiento fiscal para ayudarnos a declarar los tributos a pagar por la venta de una casa. Algunas de ellas tienen en plantilla a expertos en fiscalidad que pueden realizar el cálculo por nosotros o que nos pueden indicar qué conceptos podemos incluir en la ganancia patrimonial y cómo hacerlo.

Esta ayuda, generalmente, ya viene incluida en la comisión que le pagamos a la agencia y que podemos deducir del IRPF, así que, teóricamente, no tendríamos que pagar nada adicional por ello. Si escogimos una buena agencia inmobiliaria, con profesionales de experiencia contrastada, no tendríamos por qué tener ningún problema al realizar nuestro cálculo, por lo que se reducen las probabilidades de que Hacienda nos haga una reclamación.