UPyD teme que la certificación de edificios sea una excusa para recaudar más dinero de los propietarios

MADRID, 10 (EUROPA PRESS)

La portavoz de UPyD en el Congreso, Rosa Díez, teme que la obligación de que los edificios consigan una certificación de eficiencia energética sea una excusa del Gobierno para poder implantar una nueva tasa de unos cien euros con la que recaudar más ingresos de los propietarios de las viviendas.

En una pregunta escrita, a la que ha tenido acceso Europa Press, la líder de la formación magenta se interesa por saber si desde el Ejecutivo se baraja la opción de "cobrar el etiquetado a los propietarios de las viviendas", algo que consideraría "abusivo" y sin otra finalidad que la recaudatoria.

Además, pregunta si está previsto "ampliar el ámbito de aplicación de la directiva europea sobre eficiencia energética de los edificios a la administración autonómica y local" y cómo va a conseguir que la aplicación de esa normativa comunitaria se haga "de manera errónea o deficiente en el ámbito autonómico", como a su juicio sucede actualmente con el Decreto de Certificación Energética de Edificios.

DIEZ AÑOS SIN DIRECTIVA

Y es que, pese a que ya hace diez años de la aprobación de la directiva de Eficiencia Energética de los Edificios --modificada en 2010--, las normas que recoge no se han traspuesto aún a la legislación española, lo que ha motivado una denuncia de la CE ante el Tribunal de Luxemburgo.

El objetivo de esta normativa comunitaria es "fomentar la eficiencia energética de los edificios sitos en la Unión teniendo en cuenta las condiciones climáticas exteriores y las particularidades locales, así como las exigencias ambientales interiores y la rentabilidad en términos coste-eficacia".

Para ello, establece una serie de requisitos en relación con el marco común general de una metodología de cálculo de la eficiencia energética integrada de los edificios, con el objetivo de poder "analizar las deficiencias de diferentes tipos de edificaciones en el ahorro de energía" y poder "poner fin así a las principales causas de un elevado consumo energético".

En lugar de aplicar estas exigencias, el Gobierno español aprobó en 2007 el Decreto de Certificación Energética de Edificios, que "obliga a que todo edificio nuevo o que sufra grandes rehabilitaciones disponga de un certificado de eficiencia energética" y obliga a informar del consumo de energía. S

in embargo, según la Asociación de Empresas de Eficiencia Energética, estas previsiones "no se cumplen por falta de desarrollo autonómico", según critica UPyD, que señala que ni el procedimiento ni la forma de cobro del etiquetado "parecen estar aún claramente definidos".

"Los nuevos acontecimientos dan una nueva oportunidad al Gobierno para que demuestre su compromiso con la disminución del déficit tarifario. La publicación de la directiva de Eficiencia Energética de 2012 pretende potenciar el ahorro energético y por tanto, ayudaría a reducir el déficit de tarifa acumulado por nuestro país", subraya Díez, que reclama del Gobierno "medidas coordinadas con las administraciones autonómicas que incidan en la educación de la ciudadanía y la adecuación de las viviendas, locales comerciales y edificios de las administraciones públicas para un mayor ahorro energético".