Mercados españoles abiertos en 58 mins

Un maniquí femenino con sobrepeso de Nike, en el punto de mira

El maniquí con sobrepeso de la polémica. (Nike)

El deporte femenino está brindando competencias de alto standing y estas semanas que vienen son buena muestra de ello. La Copa del Mundo de Francia (que ya se está jugando), la de netball (12–21 de julio), la de atletismo (entre septiembre y octubre) y otras citas que ponen en alza distintas modalidades en las que las mujeres tienen mucho que decir. En Nike lo saben, por eso, su tienda de Oxford Street en Londres brindó una imagen que a muchos les agarró por sorpresa.

De la noche a la mañana, aparecieron unos maniquíes que nada tienen que ver con las figuras atléticas que suelen copar las tiendas deportivas y de moda. Las siluetas mostraban cuerpos femeninos con sobrepeso enfundadas en ropa de deporte. La iniciativa fue aplaudida por gran parte del público y de los medios en redes sociales al tratarse de una propuesta inclusiva en un mundo como el del deporte en el que hasta recientemente parece que solo tenían cabida los cuerpos atléticos. Entonces apareció este artículo en The Telegraph escrito por Tanya Gold.

“La nueva maniquí es obesa y no está preparada para salir a correr en su delgada ropa de Nike. Ella no puede correr. Lo más seguro es que sea pre-diabética y esté de camino para realizarse un implante de cadera. ¿Qué cinismo más grande por parte de Nike?”

Una mujer hace yoga para concienciar sobre las posibilidades de la gene con sobrepeso. (Ruaridh Connellan / Barcroft)

Fue aparecer el escrito y formarse una revolución en redes sociales e incluso en medios de la competencia. Tampoco había que irse muy lejos ya que dos días más tarde de la publicación de esta opinión de Gold, la noticia más leía en The Telegraph lleva el siguiente título: “El ejercicio no es solo para la gente delgada - los maniquíes obesos de Nike son una inspiración”, escrita por su compañera, Rebecca Reid, como respuesta.

Esa es precisamente la idea generalizada, la de que es necesario ver a estos maniquíes como el reflejo de una sociedad inclusiva en la que no hay por qué desprestigiar a personas con cuerpos menos atléticos que tienen una meta, la de ponerse en forma, algo que es de lo más legítimo. Estrategias de marketing aparte, incluso en este caso en el que Nike ha vuelto a acertar tras conseguir generar una conversación global sobre un acontecimiento local, las opiniones tienen muchas aristas y las respuestas a la negatividad de Gold y a la de otras voces que piensan que los maniquíes son una justificación del sobrepeso, no se dejaron esperar.

“Como una mujer con sobrepeso, generalmente soy capaz de ignorar estas cosas, pero a veces me siento horrible con este tipo de diatribas. No puedo entender cómo es posible que alguien pueda quejarse de una figura de plástico”, afirmó Sophia Tassew en The Independent. “El maniquí de Nike está contribuyendo a la visibilidad de los cuerpos gordos en un espacio extremadamente exclusivo y eso es un gran paso. Solo puedo imaginar qué significará esto para las generaciones futuras de mujeres jóvenes que están creciendo en un mundo en el que solo importa el ideal de belleza de la industria.

Para muchas personas el límite en deporte es el cielo (Tim Clayton/Corbis via Getty Images)

Sarah Hannah es gerente general de Nike y su explicación sobre los maniquíes con sobrepeso fue similar a la de la opinión generalizada.

“El deporte femenino está viviendo un momento increíble en la actualidad. Este nuevo diseño es una demostración del compromiso de Nike para inspirar y servir a las atletas femeninas. Esto es más que una experiencia de consumo, es la celebración del deporte”, afirmó.

Las redes sociales también fueron el lugar donde se expresaron distintas opiniones, la mayoría, afines a que el maniquí con sobrepeso no debería suponer ningún problemas, todo lo contrario, tendría que servir para potencial la autoestima de las mujeres con sobrepeso.

“Es muy importante mostrar que las mujeres de todas las tallas pueden estar en forma. Nos han lavado el cerebro completamente para pensar que ser delgada significa estar en forma y tener curvas es poco sano. Esto es genial”, apuntó una usuaria. “Esto me hace feliz, me hubiera encantado ver un maniquí como ése cuando era una niña pequeña”, argumentó otra.

Nike no es la primera marca que se atreve a crear maniquíes que se salen de los estándares de belleza implantados. En 2018, la firma, Missguided, propuso figuras de diferentes razas y otras con enfermedades cutáneas con el objetivo de incluir al mayor número de personas en su canon de belleza.