Mercados españoles cerrados

Ucrania aumenta un 53 % las importaciones de gas europeo en los nueve primeros meses

Una estación de gas en Mryn, a 130 de Kiev. EFE/Archivo

Kiev, 12 oct (EFE).- Ucrania ha aumentado en un 53 % sus importaciones de gas europeo en los primeros nueve meses del año en relación con el mismo periodo de 2016, informó hoy en un comunicado la corporación estatal Naftogaz.

Entre enero y septiembre Ucrania importó un total de 7.100 millones de metros cúbicos de gas procedente de países comunitarios, lo que representa un incremento de 2.400 millones de metros cúbicos respecto al mismo periodo de 2016.

De acuerdo a los datos de Naftogaz, la totalidad del gas importado a Ucrania en 2017 fue suministrado por doce empresas de Alemania, Suiza, Francia, el Reino Unido, República Checa y Polonia.

El resto del hidrocarburo adquirido hasta septiembre (10,4 mil millones de metros cúbicos) proviene de la subsidiaria estatal UkrGasVydobuvannya, encargada de la producción de gas y otros combustibles para los consumidores nacionales, así como del tránsito de gas a Europa a través de Ucrania.

Después de que el Gobierno ucraniano decidiera prescindir -salvo en situaciones de emergencia- de la compra de gas ruso debido al conflicto con el país vecino, en los últimos dos años todos sus proveedores han sido comunitarios.

No obstante, en virtud del vigente acuerdo para el tránsito de gas firmado en 2009 entre la ucraniana Naftogaz y el gigante ruso Gazprom, Ucrania debe garantizar el transporte de hidrocarburo ruso a través de sus gasoductos hasta finales de 2019.

De acuerdo a los últimos datos disponibles, el tránsito de gas ruso hacia la Unión Europea (UE) a través de Ucrania aumentó un 23 % en los primeros ocho meses de este año, hasta los 51,2 millones de metros cúbicos, la cifra más alta registrada desde 2011.

Alrededor del 30 % del gas que se consume en la UE proviene de Rusia y la mitad se transporta por los gasoductos ucranianos.

Altos directivos de la rusa Gazprom han declarado en repetidas ocasiones su intención de reducir paulatinamente el tránsito a través de Ucrania, por lo que Rusia ha acelerado la construcción de dos vías alternativas: el gasoducto del Mar Báltico (Nord Stream) y el del Mar Negro (Turkish Stream).