Mercados españoles abiertos en 6 hrs 3 min

Trump coquetea con guerra de divisas en escalada de conflicto con China

1 / 2
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, habla a los medios a bordo del Air Force One, el 7 de agosto de 2019

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, atizó el fantasma de una una guerra de divisas el jueves, en medio de la escalada del conflicto comercial que mantiene con China, al decir que no es feliz con un dólar fuerte.

Trump mantiene una política de máxima presión contra Pekín, que incluye gravar con aranceles todos las importaciones chinas que entren en Estados Unidos desde el 1° de septiembre, y acusa al gobierno del gigante asiático de manipular su moneda para tener ventajas competitivas en el mercado global.

Las palabras de Trump rompen con décadas de política estadounidense al decir que un dólar más bajo impulsaría la competitividad de las empresas del país.

"Como vuestro presidente, cualquiera podría pensar que estoy contento por nuestro dólar fuerte. ¡No lo estoy!", escribió Trump en su cuenta de Twitter.

"El nivel alto de las tasas de interés de la Fed, en comparación con otros países, mantiene un dólar alto, haciéndoselo más difícil a nuestros manufactureros como Caterpillar, Boeing, ... John Deere, a nuestras compañías de autos y a otros, para competir en igualdad de condiciones", consideró.

La última arremetida del presidente contra la autoridad monetaria de EEUU llega en medio de una escalada en su guerra comercial con China, días después de que el secretario del Tesoro acusara a Pekín de manipular su moneda al permitir su depreciación para hacer frente a la nueva salva de aranceles anunciada por Washington.

Los economistas criticaron de forma rotunda el movimiento de Trump, y recordaron que Pekín ha intervenido en el mercados de divisas para evitar que el yuan sufriera una caída aún mayor ante la desaceleración económica del país y la incertidumbre creada por la guerra comercial de mandatario estadounidense.

"Etiquetar a China como manipulador es totalmente falaz. No están manipulando", aseguró C. Fred Bergsten, fundador del Peterson Institute of International Economics.

"Es una noticia falsa, como diría Trump", dijo Bersten a la AFP.

Pero aunque que se mostró cauto por un posible conflicto cambiario, los riesgos de una guerra de divisas son reales.

Lo que podría desencadenar una guerra sería si la administración estadounidense tratara de vender dólares para debilitar el tipo de cambio, lo que podría llevar a Pekín a defenderse con su propia intervención.

"Eso constituiría una guerra de divisas", explicó Bergsten. "Entrar en una guerra de divisas sería un asunto muy arriesgado. Particularmente con esta administración, en la que nadie confía de ninguna manera".

- 'Nadar a contracorriente' -

Las diferentes administraciones estadounidenses, tanto demócratas como republicanas, han apostado durante décadas por un dólar fuerte porque da estabilidad y puede mantener una inflación baja haciendo que las importaciones sean más baratas.

Pero una divisa alta también hace que las exportaciones sean más caras. La empresa de maquinaria para la construcción y agrícola Caterpillar ha reducido sus objetivos de beneficios para este año debido a la caída de ventas en China.

Trump ha presionado repetidamente a la Fed para que recorte la tasa de interés casi a diario.

"Con sustanciales recortes de la Fed (no hay inflación)... el dólar hará posible que nuestras compañías ganen contra cualquier competidor", dijo el mandatario. Una teoría rechazada por los miembros del banco central y por economistas.

Los expertos aseguran el valor del dólar es relejo de la fortaleza de la economía estadounidense en comparación con otras, como la eurozona.

Y, además, explican los economistas, la guerra comercial desatada por Trump contra China ha ayudado a aumentar el valor del dólar. Las empresas retrasan inversiones ante las incertidumbres creadas y buscan refugios seguros para su dinero, como ser la compra de moneda estadounidense.

"Si una economía es más fuerte que la economía del vecino próximo, probablemente tendrá una moneda más fuerte", dijo a la AFP esta semana James Bullard, miembro del grupo encargado de la política monetaria de la Fed.

Bergsten advirtió que cualquier intento de la administración Trump de debilitar el dólar probablemente no sea efectivo.

"Cualquier esfuerzo por debilitar el dólar a través de la intervención o cualquier otro mecanismo sería nadar contra la corriente y no creo que haya muchas posibilidades de que encuentren la manera de hacerlo", opinó.