Mercados españoles abiertos en 8 hrs 34 min

Trump alienta elecciones anárquicas: Jonathan Bernstein

Jonathan Bernstein
·2 min de lectura

(Bloomberg) -- Donald Trump no es solo un candidato presidencial. Es el presidente de Estados Unidos. Y es su responsabilidad jurada “cuidar que las leyes se hagan cumplir fielmente”. Es por eso que no solo es un mal comportamiento cuando socava la ley. Es una violación de su juramento al cargo. Y eso incluye sus esfuerzos para alentar a otros a ignorar la ley.

Por ejemplo, esta es una cita de Trump el miércoles:

Veremos qué pasa al final del día [de las elecciones]. Espero que no se prolongue. Espero que los pocos estados que aún quieren tomarse mucho tiempo después del 3 de noviembre, que las diferentes cortes no lo permitan.

Esto no es nada nuevo. Ha estado diciendo durante algún tiempo que las elecciones “deben” producir resultados la noche del 3 de noviembre, aunque (como dije hace ya tiempo) eso no tiene precedentes y es antidemocrático. Pero ahora Trump está dando un paso más y dice explícitamente que las papeletas legales, válidamente votadas y recibidas, deben descartarse —contrariamente a las leyes de cada estado y a cualquier posible interpretación de elecciones legítimas—, si no son tabuladas antes de su arbitraria nueva fecha límite.

Para ser claros: no se trata de que las papeletas lleguen tarde, después de una fecha límite estatal. Ni siquiera se trata de cuáles deberían ser los plazos estatales. Es simplemente una afirmación de que lo que Trump quiere debe tener prioridad sobre la ley.

No importa todas las papeletas perfectamente válidas que se arrojarían a la basura, incluidas las de los militares en servicio activo que emiten sus votos en ausencia. O que el propio Trump se haya opuesto a brindar ayuda a los estados para acelerar sus conteos, y que las legislaturas republicanas en Pensilvania y en otros lugares han establecido reglas que hacen que sea imposible completar dichos conteos rápidamente.

Tampoco es este el primer ejemplo del irrespeto del presidente hacia la ley. Trump y su Administración han pisoteado estatutos como la Ley Hatch y aquellas que rigen el tratamiento de documentos oficiales. Ha ignorado las cláusulas de emolumentos de la Constitución. Ha abusado de su poder y obstruido la justicia en más de una ocasión. Su actitud al respecto es la misma que su actitud hacia los impuestos: que, como explicó durante el debate la semana pasada, seguir la ley es para perdedores. Simplemente ignora y alienta a otros a ignorar todo el concepto de reglas neutrales por las que todos aceptan vivir.

Que Trump probablemente no tenga forma de hacer cumplir sus preferencias es irrelevante. Todo esto es profundamente corrosivo para la república y sus instituciones. Y todo esto demuestra, una vez más, lo poco apto que es para el cargo que ocupa.

Nota Original:Trump Is Encouraging a Lawless Election: Jonathan Bernstein

For more articles like this, please visit us at bloomberg.com

Subscribe now to stay ahead with the most trusted business news source.

©2020 Bloomberg L.P.