Mercados españoles cerrados en 6 hrs 22 min

Trucos para hacer frente al pago de tus tarjetas de crédito

Hay un par de formas diferentes de hacerle frente a la deuda que tienes en tus tarjetas de crédito. Aunque debes seguir pagando al menos el mínimo requerido para todas las tarjetas, tienes que decidir a cuál irá el dinero extra.

Algunas personas recomiendan enfocarse primero en la tarjeta que posea la tasa de interés más alta. Otros sugieren priorizar la tarjeta con el saldo más pequeño.

¿Entonces, cuál es el enfoque más adecuado?

Un reporte de CNN se detiene en algunas de las preguntas que debemos hacernos antes de tomar una decisión. Seguidamente, podremos planificar bien nuestra estrategia de amortización y, con suerte, evitar una situación similar en el futuro.

No dejes que las tarjetas de crédito se conviertan en un dolor de cabeza constante. Fuente de la imagen: CNBC.

1.- ¿Realmente podemos permitirnos pagos más grandes en este momento?

Primero, debemos asegurarnos de poseer los medios necesarios para pagar la deuda de nuestra(s) tarjeta(s) de crédito de manera rápida y sin interferir en otros objetivos.

“Uno no querrá interferir en las obligaciones a medida que avanza hacia el pago de su deuda rápidamente o todo a la vez”, dice Bruce McClary, vicepresidente de comunicaciones de la Fundación Nacional para Asesoramiento Crediticio (National Foundation for Credit Counseling), un grupo que representa a las agencias de asesoramiento crediticio sin fines de lucro.

“No importa lo que suceda, lo mejor es no interrumpir tus ahorros para objetivos a corto y largo plazo”.

Importante: no agotes tu fondo de emergencia para pagar tus tarjetas de inmediato. Si ocurre otro desastre, es posible que tengas que devolver más dinero a otra tarjeta de crédito, comenzando nuevamente el ciclo.

2.- ¿Bola de nieve o avalancha?

Las personas generalmente toman uno de estos dos caminos para pagar sus tarjetas: la “bola de nieve” o la “avalancha”.

Con el método de la “bola de nieve”, nos enfocamos primero en pagar la deuda en las tarjetas de bajo saldo, mientras pagamos el mínimo en las otras. Luego trabaje hacia la tarjeta con el siguiente saldo más bajo. De esta forma, acumularemos impulso para abordar los saldos más grandes de otras tarjetas.

De acuerdo con Jennifer Lane, planificadora financiera de Compass Planning, de Boston, el enfoque “bola de nieve” generalmente ayuda a las personas a mantenerse motivadas mientras pagan sus deudas,

Aunque esto podría significar que uno termine pagando más en intereses con el paso del tiempo.

El método de “avalancha” requiere que uno se concentre primero en pagar la tarjeta que tiene la tasa de interés más alta. Esa es el que acabará costándole más dinero a largo plazo.

Sin embargo, aquí podría ser difícil mantener el rumbo con esta estrategia, especialmente si esa tarjeta tiene el saldo más alto y tardamos mucho tiempo en pagarla.

“Aquí no se progresa lo suficientemente rápido, así que es muy difícil seguir ese plan”, enfatiza Lane.

Pero a la larga ello podría permitir un ahorro de más dinero pues terminaremos pagando menos en intereses.

3.- ¿Qué deberíamos hacer con las tarjetas después de pagarlas?

Una vez que estemos a salvo, podríamos vernos tentados a cerrar todas aquellas tarjetas que antes nos causaron tanta ansiedad. Pero atención: cerrar varias tarjetas de crédito a la vez podría reducir nuestro puntaje crediticio. De ahí que el consejo sería investigar y asegurarte de que lo estás haciendo bien.

También se recomienda mantener activa nuestra tarjeta más antigua. Un historial de crédito más largo puede ser favorable para el puntaje de crédito.

“Puede que esa no sea nuestra tarjeta favorita, pero debemos conservarla -aconseja Lane-. Si la cerramos nuestro historial de crédito se acortará”.

Después de haber pagados nuestras deudas, tomémonos un tiempo para reflexionar.

“En lugar de simplemente castigarnos a nosotros mismos al terminar esa deuda de tarjeta de crédito, demos un paso atrás y digámonos ‘OK, voy a arreglar esto, pero ¿cómo hago para que no ocurra de nuevo?’ -concluye Lane-. Lo que realmente hay que hacer es mirar hacia atrás y decir: ‘¿Cómo puedo asegurarme de que estoy construyendo un fondo de emergencia para que esto no vuelva a ocurrir?’.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Los 10 peores errores que cometemos con nuestras tarjetas de crédito

Tarjetas de crédito: lo que debe saber

Los siete hábitos más sabios para las tarjetas de crédito