Mercados españoles cerrados
  • IBEX 35

    7.583,50
    -191,20 (-2,46%)
     
  • Euro Stoxx 50

    3.348,60
    -78,54 (-2,29%)
     
  • Dólar/Euro

    0,9693
    -0,0145 (-1,47%)
     
  • Petróleo Brent

    86,75
    -3,71 (-4,10%)
     
  • Oro

    1.651,70
    -29,40 (-1,75%)
     
  • BTC-EUR

    19.645,35
    -119,16 (-0,60%)
     
  • CMC Crypto 200

    434,61
    -9,92 (-2,23%)
     
  • DAX

    12.284,19
    -247,44 (-1,97%)
     
  • FTSE 100

    7.018,60
    -140,92 (-1,97%)
     
  • S&P 500

    3.693,23
    -64,76 (-1,72%)
     
  • Dow Jones

    29.590,41
    -486,27 (-1,62%)
     
  • Nasdaq

    10.867,93
    -198,88 (-1,80%)
     
  • Petróleo WTI

    79,43
    -4,06 (-4,86%)
     
  • EUR/GBP

    0,8927
    +0,0188 (+2,15%)
     
  • Plata

    18,83
    -0,78 (-3,99%)
     
  • NIKKEI 225

    27.153,83
    -159,30 (-0,58%)
     

Tono mixto en Wall Street, mirando a las actas de la Fed y a un dólar fuerte

·7 min de lectura
La cautela regresa a los futuros de Wall Street ante los temores a la recesión
La cautela regresa a los futuros de Wall Street ante los temores a la recesión

El DOW JONES Ind Average empieza la sesión con ligeros avances del 0,14% en los 33.958,37 puntos, el S&P 500 se deja un 0,11% hasta los 4.292,03 y el NASDAQ 100 cede un 0,21% en las 13.639,03 unidades.

Mañana miércoles, a las 20:00 hora española, se van a publicar las actas de la última reunión de la Reserva Federal. Según apunta Juan José Fernández-Figares, director de análisis de Link Securities, los inversores llevan días apostando por un escenario de “aterrizaje suave” de la economía, escenario que se sustentaría en la fortaleza mostrada por el mercado laboral y en el descenso de la inflación, lo que permitiría a la Reserva Federal (Fed) ser menos agresiva en su proceso de subidas de tipos.

Este escenario “sustituiría” al de una recesión más profunda. "En nuestra opinión, es aún demasiado pronto para determinar cuál de ambos escenarios es el más probable, por lo que seguimos recomendando actuar con prudencia en los mercados y no dejarse llevar por la “euforia” reciente, ya que creemos que es muy factible que en algún momento los mercados puedan volver a tensionarse. Serán los datos macro que iremos conociendo en los dos próximos meses, sobre todo los concernientes a crecimiento económico e inflación, los que determinen las actuaciones de los bancos centrales y, por ende, el comportamiento de las bolsas".

En la sesión del lunes, el mercado dio un fuerte giro. Al comienzo de la jornada, los sectores energético y financiero arrastraron inicialmente a los mercados a la baja tras los débiles informes económicos de China y la noticia de que el banco central del país había recortado inesperadamente los tipos de interés. Más tarde, los mercados se recuperaron y pasaron a ser positivos impulsados por el sector de consumo.

Aun así, algunos ven las recientes ganancias como un repunte del mercado bajista en lugar del inicio de un nuevo ciclo alcista. “Creo que la gente no está siendo lo suficientemente sensible a esta desaceleración económica y a lo que va a significar para las ganancias corporativas y los márgenes de beneficio”, avisa Peter Boockvar, director de inversiones de Bleakley Advisory Group.

Un factor determinante será el grado de sensibilidad de la Reserva Federal a la desaceleración económica. Mañana miércoles se conocerán las actas de la última reunión de política monetaria del FOMC, aunque el gran acontecimiento que esperan los inversores es el simposio anual sobre política monetaria que se celebrará en Jackson Hole (Wyoming) del 25 al 27 de agosto.

Los operadores se preparan para una mayor volatilidad hasta entonces. “El riesgo de que los mercados se sitúen por debajo de los mínimos de junio es bastante alto”, cree Shane Oliver, jefe de estrategia de inversión de AMP Services Ltd. Los datos económicos desfallecientes presagian unos beneficios estadounidenses “más débiles”, a su juicio.

Home Depot y Walmart, los grandes protagonistas del día

El sector minorista es el gran protagonista de la temporada de resultados trimestrales en Wall Street. La más madrugadora ha sido Home Depot, que ha presentado unos beneficios e ingresos trimestrales por encima de las expectativas de los analistas. “Nuestros resultados reflejan la continua fortaleza de la demanda de proyectos de mejora del hogar”, dijo el presidente y director ejecutivo de Home Depot, Ted Decker, en un comunicado.

En concreto, la compañía presentó un beneficio por acción de 5,05 dólares ajustados, frente a los 4,94 dólares augurados por el mercado. Los ingresos fueron de 43.790 millones de dólares frente a los 43.360 millones esperados. Las ventas en las mismas tiendas aumentaron un 5,8%, cuando el mercado había esperado un incremento del 4,9%. Sube en la apertura un 1% en los 317,77 dólares.

También se han conocido las cuentas de Walmart, consideradas durante décadas un auténtico baremo del consumo en EEUU. El gigante minorista ha presentado 1,77 dólares ajustados de beneficio por acción, frente a los 1,62 dólares previstos. Los ingresos alcanzaron los 152.860 millones de dólares, por encima de los 150.810 millones esperados.

Walmart ha reiterado además sus previsiones para el segundo semestre del año: espera que las ventas comparables en EEUU crezcan alrededor del 3%, excluyendo el combustible, para la segunda mitad del año, o alrededor del 4% para el año completo. Prevé que el beneficio por acción ajustado disminuya entre un 9% y un 11% para todo el año. Sus acciones suben un 4,39% en los primeros minutos de cotización, hasta los 138,82 dólares.

Otro valor del que estará atento el mercado es Bed Bath & Beyond, después de que en los últimos dos días se haya anotado una revalorización de un 50% tras haberse convertido en lo que se denomina una acción meme, aquellas que se ven impulsadas por grupos más o menos organizados de inversores minoristas sin ningún motivo aparente. En la apertura de hoy, avanza un 2%.

En los mercados de materias primas, los precios del petróleo vuelven caer después de que las últimas referencias en China parezcan confirmar los peores presagios sobre una recesión mundial. El banco central de China recortó los tipos de interés de los préstamos para reactivar la demanda, ya que la economía se desaceleró inesperadamente en julio, con la actividad de las fábricas y el comercio minorista presionados por la política de Beijing de cero Covid y la crisis inmobiliaria.

Además de las preocupaciones económicas, los inversores también se enfrentan a la perspectiva de un aumento de la oferta a medida que la demanda se modera. Libia está bombeando más oro negro e Irán está cada vez más cerca de revivir un acuerdo nuclear que probablemente hará que aumenten los flujos de crudo.

Así, el barril de West Texas se aleja de los 90 dólares el barril, con una caída hoy de un 0,46% hasta los 89,00 dólares. Los Futuros del petróleo Brent de referencia en Europa, por su parte, bajan un 0,55% hasta los 94,61 dólares.

Mientras, el dólar ha alcanzado sus máximos de una semana al calor de los temores por la recesión. El índice del dólar, que lo compara frente a seis divisas principales, sube ahora a 106,525 puntos.

En los mercados de renta fija, la rentabilidad del bono estadounidense a diez años sube hasta el 2,829%, mientras que el bono a 30 años ofrece un rendimiento de un 3,131%. El papel a dos años paga un 3,226%, con la curva de tipos claramente invertida desde hace semanas.

Por el lado macroeconómico, la producción industrial de EEUU aumenta un 0,6% en julio, mejor de lo previsto. Un sondeo de Reuters entre analistas había previsto que la cifra subiría un 0,3% en julio. El dato de junio se revisó al alza, desde un -0,2% a un 0,0%. La utilización de la capacidad en las fábricas subió hasta 80,3%. El dato de capacidad utilizada de junio fue revisado a la baja, desde un 80,0% a un 79,9%.

La producción manufacturera -una parte de la producción industrial que se centra en la transformación de materias primas en productos terminados- subió un 0,7%, después de que el dato de junio se revisara al alza, desde un -0,5% a un -0,4%, según el informe publicado el martes.

Además, la construcción de viviendas en Estados Unidos cayó bruscamente en julio, golpeada por el aumento de las tasas hipotecarias y los precios de los materiales, lo que sugiere que el mercado inmobiliario podría contraerse aún más en el tercer trimestre. La construcción de viviendas se desplomó un 9,6% a una tasa anual desestacionalizada de 1,446 millones de unidades el mes pasado, informó el martes el Departamento de Comercio. Los datos de junio se revisaron ligeramente al alza, hasta una tasa de 1,599 millones de unidades, desde 1,559 millones.